Ninoska Rodriguez
Fue tanta la química que tuvieron vía chat, que su pretendiente le pagó un vuelo para que fuera a verlo a Washington D.C. - Foto: TikTok: @ninoska_lamaestra1

estados unidos

Por no parecerse a las fotos, hombre dejó plantada en el aeropuerto a su nueva “novia” que conoció por Internet

Algunos creen haber encontrado el amor vía internet, se dejan llevar por lo que ven en las fotos, pero cuando se llega el momento del cara a cara, la situación da un giro inesperado.

Las redes sociales se han convertido en una de las formas más rápidas y de mayor alcance para conocer nuevas personas. En otros casos algunos usuarios llegan a encontrar a su “media naranja”, pero lamentablemente esto no sucede siempre.

Por el contrario, personas que creen haber encontrado el amor vía internet, se dejan llevar por lo que ven en las fotos, pero cuando se llega el momento del cara a cara, la situación da un giro inesperado.

Cómo le sucedió a Ninoska Rodríguez, una mujer radicada en Massachusetts, Estados Unidos quien contó por medio de TikTok que conoció a un hombre vía redes sociales que vive en la ciudad de Washington D.C. Durante sus conversaciones todo fue color de rosa, al parecer se estaba construyendo una ejemplar relación.

Fue tanta la química que tuvieron vía chat, que su pretendiente le pagó un vuelo para que fuera a verlo a Washington D.C. Cuando parecía que se encontrarían para no volver a separarse, el hombre quedó sorprendido por la diferencia entre la apariencia de Ninoska en persona, respecto a sus fotos en redes sociales.

Al parecer a la mujer se le fue un poco la mano en el uso de filtros, por lo que su hasta entonces enamorado estaba convencido de que se encontraría con una modelo. Fue tanto el impacto que el hombre la rechazó y abandonó en el mismo aeropuerto donde Ninoska había acabado de aterrizar.

“Para el chico que me pegó el viaje a Washington D.C, y después que me vio sin filtros no quiso nada conmigo”, fue el texto que la mujer incrustó en la publicación de TikTok.

Esta historia se volvió tendencia en redes sociales, la publicación ya cuenta con cerca de 5.5 millones de reproducciones en TikTok, además de miles de reacciones ante el triste desenlace de la historia.

“Pero al menos le pago su viaje es lo importante 😅😅”; “No entiendo por qué ponen filtro 😳 uno debe quererse tal cual es 🥰”; “Por eso hay que ser sincera desde un principio, al natural”; “Que mala onda… Por eso siempre es mejor que nos miren tal cual somos, sin filtros, sin poses”; “No se preocupe usted es hermosa 🥰”, fueron algunos de los comentarios a de la publicación.

Mujer con cáncer es adicta a las cámaras de bronceo

Julie Elrod, de 56 años, de Tampa, Florida en Estados Unidos, comenzó a usar las cámaras de bronceo porque se sentía “más sexy” y “más hermosa” bronceada, según cuenta el medio británico Daily Mail, que reporta el caso.

Cuando era adolescente se bronceaba por tiempos muy prolongados, pero con un poco más de 20 años empezó a recurrir a las cámaras de bronceo, bastante comunes en Europa y en Estados Unidos.

Elrod comenzó a usar este tipo de cámaras dos veces por semana desde sus 24 años, se considera adicta.

Después de 12 años de la rutina de cámara de bronceados, dos veces por semana, Elrod fue diagnosticada con cáncer de piel, a los 36 años. La mujer notó que se le había formado una costra en la frente y que no desaparecía, tras el estudio le fueron diagnosticados dos tipos diferentes de cáncer de piel: carcinoma de células basales y carcinoma de células escamosas.

Imágenes compartidas por el diario británico Daily Mail
Impresionantes imágenes de una mujer con cáncer adicta a las cámaras de bronceo - Foto: Imágenes compartidas por el diario británico Daily Mail

Tenía una pequeña mancha en la frente que no desaparecía. Era como una pequeña costra y cuando intentaba rasparla volvía a salir, así que me la hice revisar”, dijo la mujer, según el Daily Mail.

En algún momento Elrod pasó por una cirugía para tratar el cáncer, y pronto después de esto volvió a usar los salones de bronceado, algo que ella misma dice ahora, es como “la definición de estupidez”.

Actualmente se ha sometido a 12 cirugías y se ha visto obligada a usar una crema de quimioterapia profundamente dolorosa en su aplicación, que la hacía sentir “como si su cuerpo estuviera siendo “quemado por un soplete”, era como “ácido en la cara”, según sus propias palabras.