nación

Alerta por ‘Newcastle’, la enfermedad que está atacando a las aves en Cauca

Se están estableciendo cercos epidemiológicos para evitar la propagación de esta enfermedad.


Las autoridades sanitarias del departamento del Cauca alertaron sobre la propagación de una enfermedad llamada ‘Newcastle’, la cual afecta a aves, causándoles la muerte. En el momento, están trabajando para establecer cercos epidemiológicos y así evitar su propagación en los municipios de Morales, Suárez y Piendamó, donde fue detectada.

“Hay unos focos detectados en estas zonas del centro norte, donde se realiza sacrificio sanitario de los animales con enterramiento de los mismos, con el fin de disminuir la posibilidad de que sigan siendo una fuente de infección”, indicó en rueda de prensa, Andrés Felipe Osejo, director técnico sanidad animal ICA, Cauca.

Por lo anterior, una de las medidas que se ha adoptado para evitar la diseminación de la enfermedad de ‘Newcastle’ ha sido la restricción de movilidad a todo tipo de aves de combate o consumo en el departamento del Cauca.

Se conoció que, hasta el momento, se han sacrificado más de 2.000 aves de traspatio infectadas.

“Hemos realizado el censo aproximadamente de 10.000 aves que han sido vacunadas en 500 predios en los municipios de Morales, Suárez y Piendamó. Estamos avanzando alrededor de los 7 kilómetros del perifoco identificado y definido por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA”, señaló Diana Sarita Nieto, directora técnica de Fenavi.

¿Qué es ‘Newclaste’?

Según la Organización Mundial de la Salud Animal, ‘Newcastle’ es una enfermedad viral que ataca a las aves, causándoles la muerte. Aunque no es transmisible a los seres humanos, su llegada a fincas dedicadas a la cadena productiva avícola puede ser catastrófica, por eso, el llamado a los departamentos del sur del país para informar alteración en la salud o comportamiento de las aves de corral.

“Es una infección altamente contagiosa y con frecuencia severa que existe en todo el mundo y afecta a las aves, incluidas las aves de corral domésticas. Es causada por un virus de la familia de los paramyxovirus. La enfermedad aparece en tres formas: lentogénica o leve, mesogénica o moderada, y velogénica o muy virulenta, también llamada enfermedad exótica de ‘Newcastle’”, indica la OMS.

Según el organismo internacional, esta enfermedad se presenta como una infección respiratoria, pero los signos clínicos predominantes pueden ser:

  1. Signos respiratorios: jadeo, tos, estornudos y ruidos al respirar
  2. Signos nerviosos: tembladera, parálisis de las alas y las patas, cuello torcido, desplazamiento en círculos, espasmos y parálisis
  3. Signos digestivos: diarrea.
  4. Puede haber una interrupción parcial o completa de la producción de huevos. Los huevos pueden presentar anomalías de color, forma o superficie, y pueden tener una albúmina acuosa.
  5. La mortalidad es variable, pero puede alcanzar el 100%.

Transmisión y propagación

“La enfermedad de ‘Newcastle’ se transmite a menudo por contacto directo con aves enfermas o portadoras. Las aves infectadas pueden transmitir el virus en sus heces y contaminar el medio ambiente. La transmisión puede ser por contacto directo con las heces y las descargas respiratorias o mediante los alimentos, agua, equipo y prendas de vestir contaminadas. Los virus de la enfermedad de ‘Newcastle’ pueden sobrevivir durante varias semanas en el medio ambiente, especialmente en climas fríos”, señala la OMS sobre esta enfermedad.

El virus de ‘Newcastle’ también se puede transmitir en varias formas:

  • Durante el periodo de incubación y por un breve tiempo durante la recuperación.
  • Las aves de la familia de las palomas pueden transmitir el virus de modo intermitente durante un año o más.
  • Otras aves salvajes, como los cormoranes (aves acuáticas) por ejemplo, han mostrado que pueden causar brotes en las aves domésticas.
  • El virus está presente en todas las partes del cadáver de un ave infectada.
  • La enfermedad es muy contagiosa. Cuando el virus se introduce en una bandada de aves sensible, infectará a casi todas las aves en dos o seis días.