mundo

Heces de perro: ¿por qué podrían causar un gran problema de contaminación?

Un grupo de investigadores en Bélgica logró determinar el impacto medioambiental que podría tener este factor.


Investigadores de la Universidad de Gante, ubicada en Bélgica, revelaron una investigación en la que se estima que cada año las heces y la orina de los perros añaden una media de 11 kg de nitrógeno y 5 kg de fósforo por hectárea a las reservas naturales cercanas a la ciudad belga de Gante.

Los investigadores dicen que los nutrientes agregados a través de esta forma de fertilización descuidada son sustanciales y podrían ser perjudiciales para la biodiversidad y el funcionamiento del ecosistema.

Los cálculos muestran que la cantidad de nitrógeno que agrega esta fuente no registrada previamente son particularmente significativas cuando se comparan con los niveles totales de nitrógeno que se agregan en la mayor parte de Europa a través de las emisiones de combustibles fósiles y la agricultura, que oscilan entre 5 kg y 25 kg de nitrógeno por hectárea.

Al respecto, el profesor Pieter De Frenne de la Universidad de Ghent y autor principal de la investigación, explicó que les “sorprendió lo alto que podrían ser los aportes de nutrientes de los perros. Los aportes de nitrógeno atmosférico de la agricultura, la industria y el tráfico reciben legítimamente mucha atención política, pero los perros se descuidan por completo a este respecto”.

Es por esto que los investigadores hicieron un llamado a los administradores de tierras, especialmente en ecosistemas bajos en nutrientes, para enfatizar los efectos negativos de la fertilización de los perros a los visitantes, alentándolos a eliminar las heces de sus perros.

También solicitaron que se haga cumplir más estrictamente el uso de la correa y que se establezcan más parques para perros sin correa para reducir la presión sobre las reservas naturales.

En el experimento, que calculó la cantidad de nutrientes que los perros agregan al medioambiente al registrar la cantidad de estos animales presentes en cuatro reservas naturales, los investigadores modelaron diferentes escenarios, incluso si los perros estaban atados o sueltos y si los dueños recogían las heces de los perros.

Cuando los investigadores modelaron un escenario en el que todos los perros estaban atados (requisito legal en todas estas reservas), descubrieron que esto reducía las tasas de fertilización en la mayor parte de las reservas, pero aumentaba considerablemente las tasas de fertilización en las áreas pequeñas alrededor de los caminos. Durante un año, este aporte llegó a 175 kg de nitrógeno y 73 kg de fósforo por hectárea.

“En nuestro escenario donde todos los perros estaban atados, encontramos que en estas áreas concentradas alrededor de los caminos, los aportes de nutrientes de nitrógeno y fósforo excedieron los límites legales para la fertilización de las tierras agrícolas. ¡Lo cual es bastante asombroso ya que nuestro estudio se refería a las reservas naturales!”, agregó De Frenne.

En un escenario en el que los perros estaban atados, pero todos los dueños recogían las heces de sus perros, los investigadores descubrieron que esto reducía los niveles de fertilización en un 56 % para el nitrógeno y un 97 % para el fósforo.

Esto se debe a que las heces de los perros representan casi todo el fósforo que se deposita, mientras que el nitrógeno se deposita por igual tanto en las heces como en la orina.

Aumento de nutrientes, un problema para las reservas naturales

La adición de nutrientes a las reservas naturales puede parecer beneficiosa, ya que conducen a un mayor crecimiento de las plantas; sin embargo, esto ocurre principalmente en un número limitado de especies que demandan nutrientes que superan a los especialistas más raros, lo que reduce la biodiversidad.

“En muchas reservas naturales, la gestión está dirigida específicamente a reducir los niveles de nutrientes del suelo para mejorar la biodiversidad de plantas y animales. Esto se puede hacer a través de métodos como la siega y la eliminación del heno”, explica el profesor De Frenne. “Nuestros hallazgos sugieren que los aportes de perros actualmente descuidados en las reservas naturales podrían retrasar los objetivos de restauración”, explicaron.

Noticias relacionadas