biodiversidad

Respeto y conciencia: claves para la defensa de las tortugas en su día

Colombia es actualmente uno de los países que mayor cantidad de especies de este reptil, lo que lo hacen un punto clave para su conservación.


Este lunes 23 de mayo se celebró el Día mundial de las Tortugas, una fecha especial que el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Sostenible ha aprovechado para reiterar el llamado a la ciudadanía en general hacia la importancia de la toma de conciencia frente a la adopción de medidas orientadas a la conservación de estas especies, teniendo en cuenta que Colombia, comparativamente, es uno de los territorios que mayor número de especies de este animal alberga.

Según precisa el Ministerio de Medio Ambiente, en Colombia se pueden encontrar 33 de las 357 especies de tortugas que existen en el mundo, no obstante, de manera lamentable, varias de ellas se ven seriamente amenazadas por los humanos, poniéndolas actualmente en peligro de extinción.

Datos sobre las tortugas en Colombia

En el marco de la celebración del Día Mundial de las Tortugas, fecha que se celebra desde hace poco más de dos décadas, con el propósito de aumentar el conocimiento sobre estos animales, en referencia a su hábitat, y sus amenazas, el Ministerio de Medio Ambiente también ha apostado por explicar las características particulares de las especies que habitan en nuestro territorio, estando Colombia en la séptima posición en el escalafón de países que más especies de tortugas alberga, por detrás de países como Myanmar y Vietnam.

Frente a las especies que habitan en Colombia, es importante destacar que 28 de ellas pertenecen a agua dulce, mientras que solo cinco de ellas, pertenecen a hábitats marinos.

Para Carlos Eduardo Correa, ministro de Medio Ambiente, es importante notar que “el mayor patrimonio que tenemos como colombianos es nuestra naturaleza, nuestra biodiversidad, y protegerla es un trabajo que tenemos que hacer unidos. Preservar las tortugas y su hábitat es vital para la supervivencia de esta especie. Hoy, mi llamado es a la protección, a no usar las tortugas para consumo humano, a que tomemos conciencia de su importancia”, precisó.

En cuanto a las especies más populares en el territorio nacional, se destaca el nombre de especies como las charapa, galápagos e hicotea.

Sobre las primeras, conocidas científicamente como podocnemis expansa, es una especie que alcanza máximo de 90 centímetros de tamaño, con un peso de hasta 45 kilos.

En el caso de esta especie, es considerada la tortuga de agua dulce más grande de la región sudamericana.

En cuanto a su dieta, en ella se destaca la ingesta de flores, hojas, invertebrados, semillas, tallos y esponjas de agua dulce, y en cuanto a su ubicación en Colombia son especies que viven y deberían seguir habitando en las regiones de la Amazonía y la Orinoquía.

Sobre las tortugas de la especie galápaga o sabanera, el Ministerio de Medio Ambiente ha destacado que sus características omnívoras, siendo una variante de tortuga tradicionalmente pequeñas con preferencia por los ambientes acuáticos.

Como particularidad de la especie, los ejemplares más grandes son las mujeres, las cuales pueden alcanzar un tamaño de hasta 36 cm, mientras que los machos no sobrepasan los 26 cm.

En cuanto a sus características físicas, estas están marcadas por un caparazón liso, oval y aplanado. Esta especie se puede apreciar en pequeños afluentes hídricos como lagunas, esteros, morichales remansos, cursos de agua lénticos e incluso jagüeye.

Sobre la especie generalmente conocida como hicotea, cuyo nombre científico es Trachemys callirostris, el Ministerio de Ambiente ha señalado que es una variedad de tortuga presente en departamentos como Antioquia, Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Santander y Sucre, regiones muy soleadas, donde suelen hacer su nidos.

En cuanto a su tamaño, estas no superan los 35 cm.

Son una especie semiacuática, reconocida por su cabeza verde oliva, ornamentada con cintas longitudinales amarillas, y manchas redondeadas de color amarillo sobre el mentón y la mandíbula.