Tendencias
Creativo Getty
Aunque la palabra reciclaje ya hace parte del día a día de muchos, el término que se recomienda, por su mismo propósito, es “separación en la fuente”. - Foto: Getty Images

medio ambiente

Reciclaje: estos son algunos mitos sobre la separación de residuos

El código de colores en Colombia tiene solo tres grupos: verde para los residuos orgánicos, negro para los no aprovechables y blanco para los aprovechables.

A medida que las personas son más conscientes de la importancia de cuidar el planeta, ha crecido el interés por aprender a separar los residuos de manera adecuada.

Aunque la palabra reciclaje ya hace parte del día a día de muchos, el término que se recomienda, por su mismo propósito, es “separación en la fuente”. Esto significa seleccionar y clasificar los diferentes residuos sólidos desde casa, o sea, la fuente desde la que se originan, para facilitar su aprovechamiento.

Para poder separar en la fuente los residuos de manera correcta, es necesario conocer cómo se clasifican:

  • Orgánicos: los que se descomponen naturalmente, como los residuos de alimentos, restos de la poda y jardinería o restos de carpintería.
  • No aprovechables: residuos que no ofrecen posibilidad de aprovechamiento en un proceso de reciclaje o de reutilización, como los pañales u otros que estén sucios.
  • Aprovechables: son los que pueden reutilizarse por medio de un proceso de reciclaje, sea casero o industrial. Por ejemplo: el papel, cartón, plástico, vidrio, metales e ‘icopor’.

Con la abundancia de información que circula es muy fácil confundirse, por este motivo ‘Visión 30/30′, la iniciativa para impulsar la economía circular de la ANDI, desmiente los mitos más comunes sobre la separación en la fuente.

En la ciudad sólo se está aprovechando el 3,5 por ciento de los materiales para reciclaje, según el informe más reciente de Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos.
El código de colores que se usa en Colombia no cambia entre ciudades, por lo que cualquiera puede aprendérselo y reciclar en donde sea que esté. - Foto: Cortesía CDMB

Mito N°1. Separar los aprovechables es muy difícil, porque hay que separar cada material

Para depositar los aprovechables, que incluyen papel, cartón, vidrio, plástico, ‘icopor’ y metal en la bolsa blanca solo hay una condición: que estén limpios y secos.

Garantizar esta condición es sencillo, no se necesitan litros de agua y de jabón, solo asegurar que el empaque está libre de residuos de comida, grasa y agua.

Mito N°2. Si una persona se muda a otra ciudad tiene que aprender un nuevo código de separación

Desde 2021 existe un código de colores estandarizado en todo el país, para separar de manera correcta los residuos sólidos. Esto también facilita que los prestadores de servicios de recolección, aprovechamiento y tratamiento hagan su trabajo de forma eficiente.

Por tanto, no importa si se está en La Guajira y al día siguiente en Leticia, los tres colores que se usan son los mismos.

Mito N°3. Da igual si se separan los residuos en casa, terminan siempre en el relleno sanitario

Aunque quizá es uno de los mitos más comunes, si se hace la separación de manera adecuada, los residuos terminarán en el lugar correcto.

Con la creación del código de colores para el manejo de los residuos sólidos no solo mejora la eficiencia de los prestadores de los servicios de recolección y procesamiento, sino que se evita que terminen donde no deben.

Esto ayuda a que los indicadores de aprovechamiento mejoren y que los aprovechables no lleguen a rellenos sanitarios.

Mito N°4. No sirve separar los aprovechables, las cosas solo pueden reciclarse una vez e igual terminan en la basura

Muchas personas deciden arrojar a la basura objetos que pueden separarse, porque creen que solo se puede usar una vez.

Sin embargo, hay materiales que pueden llegar a reciclarse hasta seis o siete veces, como el papel y el plástico; mientras que los metales pueden reaprovecharse indefinidamente.

De este modo, no solo se contribuye al medio ambiente al alargar la vida útil de muchos residuos, sino que se generan ahorros importantes de energía.

Separar en la fuente convierte a los hogares y empresas en el primer eslabón de una cadena de valor que trabaja por la sostenibilidad ambiental y social.

De hecho, así se evita que toneladas de material aprovechable sean depositados en un relleno sanitario, y se ayuda a que los recicladores reciban el material en óptimas condiciones para su procesamiento.