medioambiente

Consultoría ambiental: ¿por qué es importante que las empresas realicen este trámite?

Las compañías deben desarrollar Estudios de Impacto Ambiental serios que permitan minimizar los impactos en los ecosistemas y compensar por las afectaciones causadas.


Asumir las responsabilidades en materia ambiental por parte del sector empresarial es clave en momentos en que la protección de los ecosistemas toma más relevancia dada su importancia para hacerle frente a la crisis climática a la que se enfrenta el planeta.

El tema cobra mayor relevancia si se toma en cuenta el preocupante informe sobre cambio climático dado a conocer hace una semana por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, en el que se afirma que este no es un problema del futuro, sino que ya está vigente y no hay región del mundo que escape a sus impactos.

Según el informe, cada acción tendiente a mitigar la crisis climática será clave para evitar que el planeta llegue a un punto de no retorno, pues se prevé incremento de la temperatura más de lo previsto, aumento en el nivel del mar y mayor contaminación, tres problemáticas que pueden acabar con la vida de millones de personas y especies.

De esta forma, las acciones que realicen las empresas para mitigar sus impactos en el medio ambiente y los ecosistemas es clave. Por esta razón es importante realizar una medición y consultoría de los mismos, pues esto ayuda a elaborar un plan de manejo adecuado respetando, minimizando y compensando los efectos negativos que se generan en materia ambiental dependiendo de la zonificación, área y el tipo de proyecto.

Así lo considera Adriana Arango, gerente general de Atención Social Integral, empresa consultora en el desarrollo de proyectos en esta materia para compañías de hidrocarburos, infraestructura, energía eléctrica y energías renovables.

Contaminación ambiental
Los planes ambientales son claves antes del desarrollo del desarrollo de proyectos. - Foto: Mas Media

En su concepto, es obligación de las empresas realizar este tipo de estudios porque “el análisis, evaluación y valoración sobre los impactos sociales, ambientales y económicos que tienen los proyectos permiten identificar la forma en que se deben compensar las áreas de intervención”.

Asimismo, resalta que el licenciamiento ambiental aplica para los sectores cuyo desarrollo de proyectos tienen impactos en cualquiera de los aspectos mencionados.

En su concepto, los estudios realizados por empresas del sector energético, infraestructura y minería, cumplen con una serie de exigencias muy completas y minuciosas. Aquí las compañías deben trabajar en la elaboración de sus Estudios de Impacto Ambiental (EIA) y los planes de manejo realizados para llevar a cabo estas iniciativas cubre el medio biótico, abiótico y social en casi un 100 %.

Por el contrario, dice, lo que se le exige, por ejemplo, a las empresas que desarrollan proyectos de agricultura, ganadería y hotelería es mínimo para el impacto que generan.

“No quiere decir que muchas de estas empresas no cumplan y tengan prácticas de producción limpia pero la diferencia de exigencias por parte de las autoridades es abismal y el impacto en el medio ambiente en algunos casos es igual o mayor que a los que les exigen más. Me imagino que tiene que ver el efecto social y económico que se genera al exigir estos estudios y licencias”, manifiesta.

protección de ecosistemas
La protección de los ecosistemas es clave en el desarrollo de proyectos económicos. - Foto: Mas Media

Según Arango, es inevitable que el desarrollo ocasione impactos negativos en el medio ambiente, pero los EIA realizados con responsabilidad e información primaria permiten que se mida el impacto que generan estos desarrollos, se diseñen manejos adecuados que minimicen los daños y en muchos casos pueden evitar desarrollos en áreas que deben ser protegidas y en las que no podrían jamás ser compensadas.

Por otro lado, con respecto a las comunidades, los estudios bien elaborados les permiten conocer y proteger su hábitat y en muchos casos aprender a mejorar prácticas milenarias que por desconocimiento y costumbres se realizan causando impactos negativos al entorno.

Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Tierra ha perdido 178 millones de hectáreas de bosque durante las últimas tres décadas. Se trata de una cifra preocupante teniendo en cuenta que dicha deforestación ha sido causada por diferentes factores como incendios forestales, tala ilegal, actividades agropecuarias y expansión industrial y de la frontera agrícola, entre otras.

El impacto de la pérdida de bosques no solo se ve reflejado en la tala como tal de árboles, sino que esto genera afectaciones directas en las especies que en ellos habitan, además de que los árboles con clave en la absorción de CO2, que es precisamente una de las problemáticas que impacta en la crisis climática por cuenta del calentamiento global.