salud

Aceite de coco: estos son los beneficios de consumirlo en la mañana

Este producto posee propiedades antivirales y antimicrobianas, que ayudan a fortalecer el sistema inmune.


El aceite de coco se ha convertido en uno de los productos naturales más usado con el fin de obtener beneficios para el cuerpo y la salud. Es un producto muy utilizado en belleza y cosmética, pero también se emplea en la gastronomía con el fin de aprovechar sus propiedades saludables.

Según información del portal Cuerpo Mente, cada vez hay una mayor evidencia científica de que las grasas que se encuentran en el aceite de coco virgen tienen un papel importante para el organismo, pues pueden mejorar los niveles de colesterol y son recomendables para la salud cardiovascular y general.

Gracias a su contenido en ácidos láurico, cáprico, caprílico y en polifenoles, posee propiedades antivirales y antimicrobianas que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y también aporta para combatir la bacteria Helicobacter pylori, relacionada con las gastritis, las úlceras y el cáncer de estómago. De igual forma, es activo contra especies de cándidas, por lo que ayuda a controlar las infecciones fúngicas, según indica el mencionado sitio web.

El aceite de coco puede consumirse de diferentes formas, pero tomarlo en la mañana puede potenciar los efectos beneficiosos en el organismo. Según estudios realizados por University Sains Malaysia, tomar este producto al iniciar el día puede ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre, según cita el portal de bienestar Salud 180, de México. La clave está en que estas grasas no interfieren en la circulación de la sangre debido a que no se forman depósitos en las arterias.

El portal especializado en salud Healthline, indica que los ácidos grasos que contiene este aceite aumentan el colesterol HDL (bueno), lo que puede ayudar a reducir el riesgo de que una persona padezca una enfermedad cardíaca. Por ello, puede ser incorporado en la dieta diaria, pero de forma moderada y en el marco de una alimentación equilibrada.

También ayudaría a controlar los niveles de azúcar en la sangre, reducir el estrés, acelerar el crecimiento del cabello y las uñas, prevenir enfermedades hepáticas y reducir síntomas de algunas alergias como el asma, de acuerdo con información del medio especializado en salud Medical News Today.

Quemar grasa

Este alimento se puede incluir en las dietas debido a su cantidad de grasas de cadena media que estimulan el metabolismo energético y ejercen un efecto “termogénico”; es decir, que ayudan a quemar grasa. De igual manera, se ha evidenciado que es una grasa saciante por lo que puede aportar en la reducción de grasa abdominal.

Tomar aceite de coco por las mañanas además de ayudar a adelgazar también protege el sistema inmune. Contiene ácido láurico, que es antibacteriano, de hecho es utilizado por muchas farmacéuticas para elaborar sus medicamentos.

Tomar aceite de coco por las mañanas es fácil; puede añadirse a cualquier bebida como té, jugo o agua natural. Dos pequeñas cucharadas son suficientes para que el cuerpo pueda obtener sus beneficios, siguiendo una alimentación baja en azúcares y carbohidratos.

Recomendaciones

Si bien se trata de un producto natural y sus grasas son beneficiosas, no dejan de ser grasas y tienen calorías. Por esta razón no es recomendable abusar del consumo de este producto porque se podrían generar efectos contrarios y, por ejemplo, propiciar el sobrepeso. Según los expertos, la cantidad diaria recomendada es de 30 mililitros.

En el caso de las personas diabéticas deben tener cuidado al tomar aceite de coco, pues aunque ayuda a controlar los niveles de azúcar, pueden producirse bajadas o alguna alteración, especialmente si además se toma algún medicamento o insulina. Por esta razón, lo mejor siempre es consultar al médico antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento con este producto.

Sin embargo, según el instituto de investigaciones Mayo Clinic, los estudios sobre los beneficios potenciales del aceite de coco han mostrado resultados mixtos y por ello no es posible ser concluyentes, por lo que se requiere de mayor investigación con grupos de estudio más grandes y seguimiento a largo plazo para conocer el real impacto del aceite de coco en la pérdida de peso, el colesterol en la sangre y los factores de riesgo cardiovascular.