El agua micelar es un producto hidratante para la piel.
¿Cómo cuidar la piel? - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Aceite de coco y aloe vera para hidratar los pies resecos

Antes de aplicar cualquier producto en la piel se debe consultar a un dermatólogo.

La piel seca es una afección cutánea que la mayoría de las veces no es grave. Esto ocurre por la pérdida de agua y aceite. Puede identificarse por la descamación de la piel, picazón o grietas.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala algunas de las causas que pueden provocar resequedad en la piel:

  • “Aire frío y seco del invierno
  • Hornos que calientan el aire y eliminan la humedad
  • Aire caliente y seco en ambientes desérticos
  • Acondicionadores de aire que lo enfrían y eliminan la humedad
  • Tomar baños o duchas calientes y prolongados con frecuencia
  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Algunos jabones y detergentes
  • Afecciones cutáneas, como eccema y psoriasis
  • Ciertos medicamentos (tanto orales como tópicos)
  • El envejecimiento, durante el cual la piel se hace más delgada y produce menos aceite natural”.

De acuerdo con la sección de Belleza del portal web Mundo Deportivo, la sábila y el aceite de coco son ingredientes que pueden ayudar a hidratar la piel y disminuir la resequedad.

Por una parte, “el aloe vera o sábila cuenta con muchas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo, y una de las más destacadas es su capacidad hidratante y reparadora, siendo un gran aliado para nuestra piel. Por eso puedes incorporarlo a tu rutina para hidratar los pies y conseguir excelentes beneficios”.

Y el aceite de coco es un ingrediente que también ayuda a relajar los pies, al mismo tiempo que les brinda hidratación.

A continuación los pasos para utilizar cada uno:

Sábila

  1. Extraer la pulpa de la sábila.
  2. Lavarla muy bien para quitar la eloína, la sustancia amarilla.
  3. Aplicarla directamente en los pies, haciendo énfasis en las zonas del talón donde hay mayor resequedad.
  4. Ponerse medias.
  5. Dejar actuar la sábila toda la noche.
  6. Repetir el procedimiento dos veces a la semana para mejorar los resultados.

Aceite de coco

  1. Verter un balde agua tibia.
  2. Agregar100 ml de aceite de coco.
  3. Revolver.
  4. Sumergir los pies.
  5. Dejarlos en remojo por 10 minutos.
  6. Enjuagar con agua.
  7. Aplicar crema hidratante para finalizar.

Recomendaciones

Para mantener una piel sana y joven es importante consultar regularmente a un dermatólogo para recibir la asesoría profesional adecuada. Asimismo, iniciar un tratamiento oportuno en caso de que se detecte alguna afección relacionada con la piel.

Sin embargo, un estilo de vida saludable es clave para lograr este propósito. Por eso, el portal Salud 180 menciona algunas recomendaciones para lucir una piel joven y saludable:

1. Alimentación balanceada

Cuidar la alimentación es uno de los principios clave para el aspecto de la piel. Una dieta balanceada, además de contribuir a la piel, beneficia a todo el cuerpo. Por esto, es relevante incluir en las comidas nutrientes que ayuden a la producción de colágeno como los aminoácidos glicina (gelatina) y prolina (huevos y lácteos).

Consumir alimentos ricos en vitamina C es otra de las formas de producir colágeno naturalmente. Algunas de estas frutas son las fresas, el kiwi, la guayaba y los cítricos. También se pueden incluir en la alimentación diaria el consumo de carnes y mariscos, que son proteínas de alta calidad.

2. Evitar exposiciones dañinas

Para estimular la producción de colágeno se deben contrarrestar los factores que dañan la piel. Se debe evitar exponerse a los rayos ultravioleta y a contaminantes como el humo de cigarrillo, ya sea de forma directa o indirecta.

3. Dormir

Dormir al menos ocho horas es lo que ayuda a que nuestro cuerpo se recupere y se repare. Al dormir el cuerpo continúa trabajando y se concentra en la producción de colágeno.

4. Realizar masajes

Las mascarillas de aloe vera son una gran ayuda para el cuidado de la piel. Aportan hidratación y reduce la aparición de arrugas faciales.