Tendencias
La nutrición es responsable de hasta un 30% de la generación de arrugas .
La nutrición es responsable de hasta un 30% de la generación de arrugas . - Foto: Getty Images

vida moderna

Aceite de oliva y aguacate para reducir arrugas y estimular colágeno

Antes de aplicar este tipo de productos se debe realizar una prueba de alergia en una pequeña parte del cuerpo.

Las arrugas empiezan a aparecer con el paso del tiempo a causa de la disminución de la proteína encargada de brindar elasticidad y tensión a la piel (colágeno). Aunque es un signo natural del envejecimiento, existen algunos factores que pueden influir en su aparición temprana.

“Si bien la genética es la que determina principalmente la estructura y la textura de la piel, la exposición solar es una de las causas principales de la aparición de arrugas, en especial, en las personas de piel clara. Los contaminantes y el tabaquismo también contribuyen a la aparición de arrugas”, detalla Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Para el cuidado de la piel es importante consultar a un dermatólogo para recibir la asesoría profesional adecuada. Asimismo, existen en el mercado diferentes opciones para añadir a la rutina diaria, al igual que hay cirugías, tratamientos estéticos y otras alternativas para lucir joven y con una piel sana. Sin embargo, hay quienes prefieren preparar en casa sus propios productos para cuidar la piel.

En su sección de Psicología y bienestar, el portal Mundo Deportivo destaca los beneficios de un tratamiento facial para combatir las arrugas y lucir más joven. “Con esta mascarilla, conseguirás hidratar y nutrir tu piel, protegerla de los agentes externos y cicatrizar las afecciones que estén en tu piel”.

Ingredientes

  • 1 aguacate.
  • Aceite de oliva

Procedimiento

  1. Cortar el aguacate a la mitad y extraer la pulpa.
  2. Triturar muy bien para obtener una pasta.
  3. Agregar el aceite de oliva y revolver nuevamente.
  4. Lavar y secar el rostro, especialmente desmaquillar, antes de aplicar la mascarilla.
  5. Aplicar el producto en el rostro.
  6. Dejar actuar por 20 minutos.
  7. Enjuagar con agua tibia y masajear por varios segundos.

Otras mascarillas

Opción #1

Mejor con Salud, portal web especializado en cuidado personal resalta los beneficios de una mascarilla que puede ser aplicada en el rostro y en la zona del cuello, la cual pierde elasticidad y firmeza. La miel, el huevo y el aceite de oliva brindan hidratación y son perfectos para el cuidado de la piel de esta zona.

Ingredientes

  • Dos cucharadas de miel.
  • Dos yemas de huevo.
  • Dos cucharaditas de aceite de oliva

Preparación

  • Agregar todos todos los ingredientes en una taaza.
  • Mezclar muy bien para que el producto sea homogéneo.
  • Limpiar el rostro y cuello, antes de aplicar la mascarilla.
  • Aplicar el producto, realizando masajes circulares en toda la cara y cuello.
  • Dejar actuar por 15 minutos.
  • Enjuagar las zonas con abundante agua fría.

Opción #2

Ingredientes:

Preparación:

  • Picar finamente el perejil.
  • Aplastar las rodajas de pepino hasta obtener un puré.
  • En un recipiente, agregar todos los recipientes y mezclar.
  • Este tratamiento solo puede realizarse en la noche, debido a que el limón puede manchar la piel con los rayos solares. Para su aplicación, lavar y secar muy bien el rostro. Luego aplicar la mezcla en todo el rostro y dejarla actuar 15 minutos.
  • Enjuagar con abundante agua fría.

Una piel saludable

Mejor con Salud brinda algunas recomendaciones y pautas que se deben tener en cuenta si se desea mantener una piel sana y joven, libre de impurezas y de arrugas prematuras:

1. Alimentación balanceada: cuidar la alimentación es uno de las principales claves para cuidar el aspecto de la piel. Una dieta balanceada, además de contribuir con ello, beneficia todo el cuerpo.

2. Evitar exposiciones dañinas: debe evitarse la exposición a los rayos ultravioleta y a contaminantes como el humo de cigarrillo, ya sea de forma directa o indirecta.

3. Dormir: descansar al menos ocho horas es lo que ayuda a que nuestro cuerpo se recupere y repare. Al dormir, el cuerpo continúa trabajando y se concentra en la producción de colágeno.