vida moderna

Agua de chía: Sus beneficios para regular el azúcar y mejorar la digestión

Las semillas de chía proporcionan varios nutrientes y pocas calorías.


De acuerdo con la descripción de MedlinePlus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las semillas de chía son semillas diminutas, de color marrón, negras o blancas que provienen de una planta de la familia de la menta.

Estas semillas son comunes en la medicina naturista, así como en recetas saludables debido a los nutrientes que posee y su pequeño contenido calórico. Igualmente, destacan por ser ricas en fibra, grasas saludables (omega 3 y omega 6) y antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular.

Para aprovechar los beneficios de las semillas de chías, estas pueden incluirse en la alimentación de diferentes maneras. En vista de que no necesitan ser molidas para su consumo, pueden integrarse fácilmente a la dieta. Estas son algunas opciones:

  • Añadirlas a las migajas de pan.
  • Esparcirlas en las ensaladas.
  • Incluirlas en bebidas, batidos de frutas, el yogur o los cereales.
  • Incorporarlas a las sopas, granos o pasta.
  • Mezclarlas con panqueques, tostadas u otros productos horneados.

Agua de semillas de chía para mejorar la digestión

El portal especializado en salud Cuerpomente añade que las semillas de chía también son ricas en calcio, magnesio, hierro, fósforo, vitaminas del grupo B y proteínas, por lo que aportan numerosos nutrientes al organismo. Así mismo, reseña una buena opción para incluirlas en la dieta a manera de una refrescante bebida.

Dentro de sus beneficios del agua de chía destaca su efecto en la salud cardiaca gracias a su contenido de grasas saludables como el omega 3, el cual es esencial para un sistema cardiovascular saludable ya que reduce la inflamación y el colesterol.

Otra cualidad asociada a las semillas de chía tiene que ver con su efecto en el control de la glucosa. Al respecto, Cuerpomente cita un estudio publicado en el British Journal of Nutrition que sugiere cómo una dieta que contenía regularmente semillas de chía o aceite de semillas de chía mejoraba la respuesta a la glucosa y la insulina en los ratones que se usaron durante la investigación.

Si bien se necesitan más estudios en humanos, los resultados preliminares muestran que las semillas de chía parecen ayudar a equilibrar el nivel de azúcar en sangre gracias a su contenido de fibra.

Precisamente, ese contenido de fibra también contribuye a optimizar los procesos digestivos en el cuerpo. Su consumo ayuda a aumentar la sensación de saciedad, ralentizando la digestión y favoreciendo el estado de la microbiota intestinal.

Ingredientes

  • 15 g de semillas de chía.
  • Zumo de un limón.
  • 500 ml de agua.
  • Una cucharada del endulzante (puede ser azúcar de caña integral, xilitol o azúcar de coco)

Preparación:

  • Poner las semillas de chía en remojo. Para ello, se introduce la chía en un recipiente y se cubre con agua (solo la necesaria para cubrir todas las semillas).
  • Reservar el resto del agua para más adelante. Las semillas de chía deben dejarse en remojo por una hora.
  • En otro recipiente añadir el agua que sobró del paso anterior, integrar el zumo del limón y mezclar (también puede usarse lima).
  • Agregar el endulzante y seguir mezclando.
  • Una vez transcurrido el tiempo de remojo de las semillas, agregar la chía al agua con limón sin colarla. Mezclar todo y dejar que repose durante diez minutos.
  • Reservar a temperatura ambiente o introducirla en el refrigerador, dependiendo el gusto personal y qué tan refrescante se desea la bebida.
  • Una vez haya transcurrido el tiempo de reposo, la bebida está lista para servirse. Puede acompañarse de cubitos de hielo o decorarse con una rodaja de limón o lima.
  • Es importante no colar la mezcla para ingerir también las semillas de chía y aprovechar al máximo todas sus propiedades.