Agua de romero una alternativa natural para el cuidado del cabello
Agua de romero una alternativa natural para el cuidado del cabello - Foto: Getty Images

vida moderna

Agua de romero: los efectos de aplicarla en el cabello

Se debe consultar con un dermatólogo sobre el uso de este remedio natural.

Algunas personas recurren al uso de preparaciones caseras para gestionar o prevenir algunas afecciones. Antes de aplicarlas o consumirlas es importante consultar a un médico, especialmente si se tiene alguna condición de salud específica.

El agua de romero es una de estas preparaciones. Su uso está destinado al cuidado del cabello y a otros propósitos que benefician al pelo.

“Esta planta es muy rica en principios activos. Sus nutrientes principales son las vitaminas A, B2, B6 y C, y los minerales hierro, magnesio, zinc, fósforo y calcio. Además, tiene un alto contenido en antioxidantes”, detalla Mejor con Salud, portal especializado en salud y cuidado personal.

El principal beneficio de esta planta para la salud capilar está relacionada con el crecimiento, gracias a que ayuda a activar la circulación y promover el crecimiento de los nervios.

Dentro de sus beneficios también está que ayuda a combatir la caspa gracias a su efecto astringente y antifúngico. Aunque no reemplaza un tratamiento médico, algunas personas lo utilizan como complemento para mejorar los resultados.

En su sección de belleza, Mundo Deportivo resalta el uso de esta planta para las canas. “Es uno de los mejores remedios naturales que existen. Esto se debe a que su función estimulante favorece la circulación de nutrientes por los folículos pilosos, ayudando así a revertir y prevenir las primeras canas.

¿Cómo preparar el agua de romero?

Ingredientes

  • 3 cucharadas de hojas de romero secas (45 g)
  • 2 vasos de agua (400 ml)

Procedimiento

  1. Poner a hervir el agua.
  2. Cuando llegue a su punto de ebullición, apagar el fuego y añadir el romero.
  3. Tapar la olla y dejar reposar por 10 minutos.
  4. Colar la infusión y esperar a que enfríe.
  5. Verter en un recipiente con atomizador para que su aplicación sea más fácil.
  6. Aplicar en el cuero cabelludo.
  7. Realizar un masaje suave con las yemas de los dedos para activar la circulación por varios minutos,
  8. Esperar a que el cabello seque completamente.
  9. Repetir el procedimiento dos veces al día por un mes para mejorar los resultados. En caso de observar reacciones adversas se debe suspender su uso y consultar inmediatamente a un doctor.

Caída del cabello

Aunque diariamente se caen alrededor de 100 hebras de cabello. Se debe prestar atención cuando se presenta una cantidad elevada. Esto puede observarse al bañarse, peinar el pelo o al realizar algunos peinados.

La pérdida del cabello puede ocurrir en el cuero cabelludo o en todo el cuerpo. Esta condición, también conocida como alopecia, puede ser causada por genética, cambios hormonales, enfermedades o señales naturales de vejez.

En caso de sospechar de ello, es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico correcto e iniciar un tratamiento oportunamente.

Además de ser hereditario, existen varios factores que causan la caída del cabello, según explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

  • Medicamentos: la pérdida del cabello puede ser el resultado de un efecto secundario de algunas pastillas. Por ejemplo, medicamentos utilizados para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, la artritis, la depresión, problemas cardíacos y presión arterial alta.
  • Acontecimientos: el estrés es uno de los factores que más afecta la salud del cuerpo humano. Uno de esos efectos negativos se observa en el cabello. Algunas personas suelen observar pérdida del cabello después de vivir experiencias caóticas, choques físicos o emocionales.
  • Tratamientos: decoloraciones, constantes cambios de tinte, trenzas y peinados en los que el cabello es muy estirado pueden causar su caída. Mayo Clinic señala que a esta pérdida de cabello se le denomina alopecia por tracción. El uso excesivo de aceites calientes y la popular permanente también son una causa.