vida moderna

Alergias en la piel: remedios caseros para calmarlas

Antes de aplicar alguno de estos remedios se aconseja visitar un especialista para no agravar la afección o desarrollar una nueva.


Millones de personas en el mundo sufren algún tipo de alergia en ocasiones por su exposición diaria a agentes como ácaros, caspa de los gatos y polen.

Algunas de estas sustancias pueden encontrarse en cualquier lugar al que se acuda ocasionando problemas propios de una alergia como asma, alergias nasales, sinusitis, urticaria en la piel y hasta reacciones anafilácticas graves.

Según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, aunque la mayoría de las alergias no tienen cura, los tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas. Entre estos se incluyen medicinas, inyecciones y evitar las sustancias que las causan .

Además, cuando la alergia se manifiesta en la piel, es posible recurrir a remedios naturales y caseros que alivian las molestias, irritaciones o picazones. Entre los mencionados están:

1. Bicarbonato: según un artículo publicado en la revista Vogue, sus micropartículas y propiedades alcalinas permiten restaurar el pH de la piel, lo que lleva a que la dermis se sienta más suave. También se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antisépticas, lo que lo convierte en un ingrediente ideal para elaborar diversos tratamientos farmacológicos que alivian molestias como irritaciones en la piel, picaduras de insectos y sarpullidos leves.

2. Jalea real: al aplicársela ayuda a tener una piel más saludable e hidratada gracias a su composición en aminoácidos y algunas vitaminas.

3. Avena: a este cereal se le atribuyen beneficios hidratantes, emolientes, purificantes y antiinflamatorios. Ayuda a hidratar la dermis, reducir la comezón y disminuir la inflamación que se produce debido a condiciones alérgicas.

4. Aloe vera: el gel de aloe vera se ha usado durante siglos para tratar varias dolencias, apacigua la picazón y mitiga los síntomas de alergias en la piel. Se recomienda comenzar con una pequeña cantidad de gel para comprobar la sensibilidad sobre la dermis.

5. Flor de manzanilla: es posible encontrarla como ingrediente en diferentes productos para el cuidado capilar y otros de tipo cosméticos creados para la piel. Esto porque limpia y descongestiona los poros. De acuerdo con la Biblioteca de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, la manzanilla también actúa como desinfectante para las inflamaciones o lesiones.

Además de los anteriores, existen algunos otros remedios que pueden aliviar este malestar como usar una crema humectante de alta calidad en la piel y aplicarla al menos una o dos veces al día.

También es posible:

  • Aplicar una compresa fría y húmeda en el área afectada.
  • Tomar un baño con agua tibia.
  • Seleccionar jabones suaves sin tintes ni perfumes y usar un detergente suave o sin aroma.
  • Evitar las sustancias que irritan la piel o causan reacciones alérgicas como níquel, joyas o lana.

Así mismo, para los expertos, la mejor decisión siempre será evitar rascarse, pues hacerlo puede finalmente ocasionar más inflamación y dañar la piel, además, puede empeorar la picazón.

Cuando la molestia incrementa y la picazón no desaparece, lo recomendable es visitar al médico para llevar a cabo un tratamiento diagnosticado dependiendo el tipo de alergia que se tenga como:

  • Rinitis alérgica: entre los síntomas están el estornudar frecuentemente; picazón en la nariz, en los ojos o el paladar; mocos, nariz congestionada; y ojos llorosos, irritados o hinchados (conjuntivitis).
  • Alergia alimentaria: quienes la tienen pueden sufrir hormigueo en la boca; hinchazón en los labios, lengua, rostro o garganta; urticaria; y anafilaxia (en casos graves).
  • Alergia por una picadura de insecto: algunos de los síntomas son tener una zona de una gran hinchazón (edema) en el lugar de la picadura; tos, opresión en el pecho, sibilancia o falta de aire; y anafilaxia.
  • Alergia a un medicamento: se puede presentar urticaria; erupción cutánea; hinchazón en la cara; y anafilaxia.
  • Dermatitis atópica: se manifiesta en la piel con picazón, enrojecimiento, y hojuelas o escamas.