ciencia

“Algo extraño está sucediendo en el universo”: la nueva advertencia de la Nasa

La Agencia Espacial de Estados Unidos asegura que podría haberse descubierto una “nueva física” al estudiarse la expansión del universo conocido.


La Nasa, por medio de un comunicado de prensa, aseguró que “algo extraño está sucediendo” en el universo conocido, según datos recopilados por el telescopio espacial Hubble; incluso, se ha hablado del hallazgo de una “nueva física” que estaría interviniendo directamente en la velocidad de expansión del cosmos.

De acuerdo con la agencia espacial estadounidense, “la búsqueda de la tasa de expansión del universo comenzó en la década de 1920 con mediciones realizadas por los astrónomos Edwin P. Hubble y Georges Lemaître. En 1998, esto condujo al descubrimiento de la “energía oscura“, una misteriosa fuerza repulsiva que acelera la expansión del universo”.

Sin embargo, en los últimos años, la ayuda del Hubble hizo que los científicos descubrieran que existe una discrepancia importante entre la tasa de expansión medida en el universo local (actualmente) y los datos obtenidos de forma independiente “justo después del Big Bang, que predicen un valor de expansión diferente”; en pocas palabras, el universo ha cambiado su velocidad de expansión en relación con los datos que dejó la huella de la “súper explosión”.

Ahora bien, aunque “la causa de esta discrepancia sigue siendo un misterio”, lo cierto es que los expertos saben que hay algo extraño que está sucediendo, pues se están registrando datos nunca antes vistos por la Nasa.

“Los datos del Hubble, que abarcan una variedad de objetos cósmicos que sirven como marcadores de distancia, respaldan la idea de que algo extraño está sucediendo, posiblemente relacionado con una nueva física”, explica la agencia espacial.

“Un hito en la historia espacial”

Para explicar lo que está sucediendo (o al menos intentarlo), el premio Nobel, Adam Riess, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI) y la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, aseguró que él y su equipo se han dedicado a analizar al menos 42 marcadores de hitos de supernova que el Hubble registró en los últimos 40 años.

“Esto es para lo que se construyó el Telescopio Espacial Hubble, utilizando las mejores técnicas que conocemos para hacerlo. Esta es probablemente la obra maestra del Hubble, porque tomaría otros 30 años de vida del Hubble incluso duplicar este tamaño de muestra”, dijo Riess.

Con esta investigación, los científicos han podido concluir que los nuevos resultados dados por el Hubble “duplican con creces” la última muestra de marcadores de distancia cósmica lo que ha permitido entender de forma un poco más exacta la velocidad de expansión del universo con el paso del tiempo.

“La constante de Hubble es un número muy especial. Se puede usar para enhebrar una aguja desde el pasado hasta el presente para una prueba de extremo a extremo de nuestra comprensión del universo. Esto requirió una cantidad fenomenal de trabajo detallado”, indicó la doctora Licia Verde, cosmóloga de ICREA y del ICC-Universidad de Barcelona.

Así, se pudo determinar que la tasa de expansión del universo es más lenta de lo que puede ver el Hubble. Con ayuda de un modelo de datos otorgados por el Modelo Cosmológico Estándar del Universo y por la Agencia Espacial Europea, los astrónomos predicen un valor más bajo para la constante de Hubble que ubica la expansión en 67,5 kilómetros por segundo por megaparsec y un margen de error de 0,5 km/s por megaparsec. Sin embargo, la estimación del equipo de Riess ofrece datos superiores: 73 km/s por megaparsec.

“Dado el gran tamaño de la muestra del Hubble, solo hay una posibilidad entre un millón de que los astrónomos se equivoquen debido a un sorteo desafortunado”, explicó Riess, lo que a su vez dificulta el estudio de la expansión del universo, pues aún es complicado hallar una “explicación de la desconexión entre la tasa de expansión del universo local frente al universo primigenio, pero la respuesta podría implicar física adicional del universo”, añade la Nasa.