salud

Algunos ‘snacks’ saludables para cuidarse mientras trabaja

La premura del trabajo, en ocasiones, hace que las personas descuiden su alimentación.


La obligación de comer fuera de casa por motivos de trabajo genera cambios en los hábitos alimentarios de millones de personas. Esta nueva rutina suele traducirse en desequilibrios nutricionales que se pueden tornar en problemas de sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, gastritis, colon irritable, entre otros trastornos.

Este tipo de rutinas son cada vez más comunes debido a las distancias entre el trabajo y el hogar, así como las largas jornadas laborales y al estrés del día a día.

“Las estadísticas indican que, en las ciudades más grandes, dos de cada tres trabajadores se ven obligados a comer fuera de casa, por lo que esta situación puede provocar un problema de salud pública si no se educa a la población sobre la necesidad de preservar una alimentación saludable durante la jornada laboral”, aseguró Alexandra Franco, nutricionista, dietista y educadora del programa de diabetes de Colsanitas.

Además, con la llegada de la pandemia, el sedentarismo derivado del teletrabajo aumentó y las dietas se desequilibraron, lo que provocó un aumento en las cifras de obesidad, según la OMS.

Por lo anterior, el medio Información.es, listó una serie de snacks que son saludables y fáciles de preparar para comer mientras se está en la jornada laboral:

  1. Coctel de yogur, nueces y fresas: para esta preparación es importante usar solo un par de nueces, pues, estas contienen muchas calorías aunque son ricas en antioxidantes. Además, el yogur debe ser 0% grasa, por ejemplo, un yogurt griego.
  2. Kéfir con arándanos y avena: este snack es similar al yogurt, por lo que ayuda a mejorar la flora intestinal y es rico en antioxidantes. Es posible agregarle un poco de hojuelas de avena y fruta para dar un poco más de textura y sabor.
  3. Brochetas de jamón serrano con melón y mozzarella: cada uno de los ingredientes de esta brocheta contiene propiedades proteínicas y refrescantes para el cuerpo, por lo que se recomienda para consumir entre comidas.
  4. Palitos de zanahoria con queso crema light: esta verdura es una de las más clásicas a la hora de armar un snack, sin embargo, para algunos puede considerarse insípida, por lo que se recomienda acompañarla con salsa de yogur o tártara 0% grasa.
  5. Fruta deshidratada: es posible comprarlas en los almacenes de cadena y se consideran buenas para la salud gracias a que producen saciedad en el organismo. Entre las más populares se encuentras las uvas, las ciruelas y los plátanos deshidratados.
  6. Sándwich de pan integral, tomate y huevo duro: se recomienda comer esta preparación en la media mañana para evitar el hambre excesiva. De este modo, cuando llegue la hora de almorzar, no se comerán grandes porciones promoviendo una alimentación equilibrada.

Otras recomendaciones

  • El almuerzo debe proveer un tercio de los requerimientos de nutrientes diarios. Por eso, se deben evitar las comidas rápidas. No es sano tener este tipo de alimentación a diario, pues como es bien sabido que la cantidad de grasa y de carbohidratos que contienen son perjudiciales para el organismo.
  • Tener cuidado con los aceites en los aderezos de ensaladas. No siempre su calidad es la mejor, por eso su utilización debe ser poca. Además no se debe abusar de los fritos y apanados porque excederán las calorías diarias permitidas.
  • Evitar llegar al restaurante con el estómago vacío. Dejar mucho tiempo entre una comida y otra hace que se excedan las porciones cuando se sientan a la mesa. Para que una dieta sea equilibrada se deben realizar cinco o seis ingestas diarias de comida.
  • Respetar los horarios e intentar comer siempre a la misma hora. Comer deprisa y a medio pasar los alimentos produce problemas digestivos. Es importante que no se realicen, al mismo tiempo, otras tareas como leer y trabajar en el computador.