Getty Creativo
Las frutas y verduras son clave para obtener los nutrientes que el cuerpo requiere. - Foto: Getty Images

salud

¿Alimentarse o nutrirse?, la diferencia es fundamental para la vida

Una alimentación variada, equilibrada y saludable es la clave para mantener una condición de salud favorable.

Llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, a la vez que previene del desarrollo de enfermedades no transmisibles y trastornos, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No obstante, de acuerdo con este mismo organismo, el aumento de la producción de alimentos procesados, la rápida urbanización y el cambio en los estilos de vida han dado lugar a una modificación en los hábitos alimenticios y es por ello que muchas personas consumen más alimentos hipercalóricos, grasas, azúcares libres y sal y, adicionalmente otras no comen suficientes frutas, verduras y fibra dietética.

Una alimentación variada, equilibrada y saludable es la clave para mantener una condición de salud favorable y es allí donde vale la pena preguntarse si la persona solo se está alimentando o se está nutriendo, pues la diferencia entre estos dos conceptos es clave en el cuidado del organismo.

La alimentación es un conjunto de actos o acciones mediante los cuales los individuos le proporcionan productos al cuerpo y esto involucra la elección y preparación de los alimentos, y su posterior ingesta, explica la nutricionista Anna Villarrasa, en un artículo publicado en el portal Mejor con Salud.

En el acto de la alimentación las personas eligen e ingieren unos alimentos que aportan nutrientes y son precisamente estos los que permiten mantener una buena condición de salud.

Según el Consejo de Alimentos y Nutrición de la Asociación Médica Americana, la nutrición “es la ciencia de la comida, los nutrientes y las sustancias que contienen, su acción, interacción y equilibrio en relación con la salud y la enfermedad. Y el proceso mediante el cual el cuerpo ingiere, digiere, absorbe, transporta, utiliza y excreta las sustancias alimentarias”.

Para que el cuerpo se mantenga en unas condiciones saludables es importante no solo alimentarse, sino asegurarse que los productos que se le suministran aporten los nutrientes que este requiere.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), asegura que la nutrición saludable es fundamental para la prevención de factores de riesgo relacionados con la dieta, como el sobrepeso y la obesidad, y las enfermedades no transmisibles asociadas.

De acuerdo con la citada fuente, el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de nutrientes críticos como sal, azúcar, grasas saturadas y grasas trans se relaciona con el retraso de crecimiento y enfermedades por deficiencia, por ejemplo.

¿Es lo mismo alimentos que nutrientes?

Por esta razón también es importante tener claras las diferencias entre alimentos y nutrientes. Los alimentos son todos los productos naturales o industriales que las personas ingieren para cubrir sus necesidades fisiológicas y se encuentran agrupados en varias categorías como lácteos, legumbres, frutos secos, cereales, pescados y verduras, explica Villarrasa.

Por el contrario, los nutrientes son sustancias que forman parte de los alimentos. El organismo los requiere para realizar funciones básicas, así como para el mantenimiento de un buen estado de salud. Se dividen en macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes son requeridos por el cuerpo en mayores cantidades y en ellos se incluyen los carbohidratos, las proteínas, los lípidos y la fibra. Los micronutrientes son necesarios en menores cantidades y están relacionados con las vitaminas y los minerales. Mejor con Salud asegura que aquí también se incluyen los antioxidantes y los fitonutrientes.

Algunos de los alimentos que más nutrientes le aportan al organismo, son, entre otros, las verduras, las frutas, granos enteros, legumbres, tubérculos, mariscos y pescados, productos lácteos, nueces, carnes magras y bebidas saludables.

Datos de la OMS indican que las personas deberían consumir al día al menos 400 gramos de frutas y verduras con el fin de aprovechar de manera ideal sus nutrientes y, de acuerdo con un análisis de científicos de la Universidad de Harvard, estos alimentos deberían representar el 50 % de cada comida principal que las personas ingieren al día, con el fin de mantener un estilo de vida saludable.