vida moderna

Así se puede decorar la casa con un bajo presupuesto

Modificar ciertos elementos del hogar pueden darle una apariencia renovada, sin grandes inversiones.


Aunque las personas requieren desplazarse a distintos lugares para cumplir con sus tareas al día, lo cierto es que siempre terminan regresando a su hogar. La casa es uno de los espacios en los que más se pasa tiempo, bien sea para el descanso, para el encuentro con la familia o disfrutar de la intimidad. De ahí que para algunos sea esencial que su vivienda refleje buena energía y sea un lugar agradable para estar.

Pero, decorar la casa no debe convertirse en un dolor de cabeza. Este malestar se puede evitar si se planifica el cambio que se desea obtener antes de empezar a poner o a quitar cosas. De esta forma, se evitará exceder el presupuesto y realizar compras innecesarias.

El factor dinero tiende a poner en la cuerda floja los planes de redecorar o arreglar la casa. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que pueden ser utilidad para hacer modificaciones en el hogar, cambiarle el ‘look’ y darle una apariencia renovada. Así se puede gozar de un espacio que llena de confort y refleja un estilo propio, alejándose del riesgo de que hacer estos cambios conlleven al estrés y la pérdida de dinero.

Tips básicos a la hora de decorar

La idea de redecorar o de empezar un nuevo proyecto en la casa es poder imprimir la propia personalidad, sin necesidad de desperdiciar dinero. Es así que, trayendo a colación la regla básica de las finanzas personales, lo primero es determinar la cantidad de recursos que se planea destinar para tal fin y elaborar un presupuesto que se ajuste a ello.

Elegir un estilo y planear con antelación

Antes de comenzar a reformar el hogar, se debe saber cuáles son los objetivos, tanto a nivel de manejo de espacios como en lo referente al estilo que se quiere lograr. Así se podrá tener claridad sobre el ambiente que se desea tener en el lugar.

En ese sentido, se deben escoger los colores o texturas, lo que definirá el estilo del hogar. Una vez claro lo que se quiere, se debe trazar el plan indicando cuándo y cómo realizar el proyecto, para evitar comprar de afán. Una buena técnica es anotar lo que se quiere y una fecha aproximada para hacerlo, así cumplir su objetivo en tiempo real.

Darle importancia a la decoración

Lo mejor es iniciar por los muebles, de preferencia en colores neutros para conseguir el estilo deseado a través de la decoración. De esta forma, si en algún momento se quiere cambiarlo, solo se deberá modificar los complementos.

La idea es combinar muebles básicos con otras piezas o accesorios más pequeños, que serán los que definan el estilo que se busca; por ejemplo, se puede emplear una mesa auxiliar, agregar plantas en la habitación o colgar cuadros en la pared.

Adaptar lo que se tiene

Bajo la misma línea que el punto anterior, algunos de los elementos que ya se tienen en casa pueden darle un toque diferente a la casa, si se usan de forma distinta, dependiendo del nuevo estilo.

Por ejemplo, se puede retocar la pintura de un armario, colocándole un color brillante que resalte entre la neutralidad de los demás muebles.

Priorizar lo realmente necesario

Este consejo indica que lo importante es empezar por los cambios que son realmente necesarios. Puede que la urgencia sea pintar las paredes rayadas o manchadas por los muebles, lo cual es una oportunidad para imprimir la personalidad en el color. También se puede optar por muebles multifuncionales que ayuden a ahorrar espacio y dinero, si lo que se requiere es ahorrar y tener elementos de utilidad.

Pensar a largo plazo

Al tratarse de un proyecto que suele requerir de una inversión, lo ideal es aprovechar la oportunidad para realizar modificaciones funcionales en el futuro. En ese sentido, los colores neutros, en los muebles y en las paredes, pueden ser un aliado para construir diferentes escenarios con tan solo cambiar otros detalles más pequeños.