vida moderna

Cáncer y otras enfermedades que ayuda a prevenir la melatonina

La melatonina probablemente sea segura para la mayoría de los adultos cuando se usa a corto plazo.


La melatonina es una hormona que interviene en el ciclo natural del sueño y es producida por el cuerpo, esto de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

No obstante, la melatonina en los suplementos generalmente se produce en un laboratorio y según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, es posiblemente eficaz para:

  • “Alteración del sueño causada por ciertos medicamentos para la presión arterial (insomnio inducido por betabloqueantes). La ingesta de melatonina podría reducir los problemas de sueño en personas que toman fármacos betabloqueantes.
  • Cáncer. Tomar dosis altas de melatonina por vía oral o inyectable, administradas por un proveedor de atención médica junto con quimioterapia u otros tratamientos contra el cáncer, podría reducir el tamaño del tumor y mejorar las tasas de supervivencia en algunas personas con cáncer.
  • Confusión y excitación psicomotora después de una cirugía. En los niños, la administración de un medicamento llamado sevoflurano durante la cirugía, la ingesta de melatonina antes de la anestesia podría ayudar a prevenir la ansiedad y la excitación psicomotora al despertar.
  • Un trastorno uterino doloroso (endometriosis). La ingesta de melatonina parece reducir el dolor y el uso de analgésicos en adultos con esta condición. También reduce el dolor durante la menstruación, las relaciones sexuales y al ir al baño.
  • Alta presión sanguínea. La ingesta de la forma de liberación controlada de melatonina antes de acostarse parece reducir la presión arterial en personas con presión arterial alta. Los productos de liberación inmediata no parecen funcionar.
  • Insomnio. La ingesta de melatonina a corto plazo parece acortar el tiempo que tardan en conciliar el sueño las personas con insomnio, pero solo unos 7 a 12 minutos. No está claro si afecta la cantidad de tiempo que pasa durmiendo. También parece ser más útil en adultos mayores y en personas con ciertas otras condiciones.
  • Descompensación horaria. La ingesta de melatonina puede mejorar ciertos síntomas del desfase horario, como el estado de alerta, y reducir la somnolencia y el cansancio durante el día. Pero es posible que no ayude a acortar el tiempo que tardan las personas con desfase horario en conciliar el sueño.
  • Migraña. La ingesta de melatonina antes de acostarse puede prevenir las migrañas en adultos y niños, pero no está claro si la melatonina ayuda a tratar las migrañas.
  • Ansiedad antes de un procedimiento. Tomar melatonina por vía oral o debajo de la lengua reduce un poco la ansiedad antes de la cirugía en adultos.
  • Sedación antes de un procedimiento. Tomar melatonina por vía oral podría reducir la cantidad de sedantes necesarios para algunos procedimientos médicos en niños.
  • Quemaduras de sol. La aplicación de gel de melatonina en la piel antes de la exposición al sol parece ayudar a prevenir las quemaduras solares.
  • Un grupo de afecciones dolorosas que afectan la articulación y el músculo de la mandíbula (trastornos temporomandibulares o TMD). La ingesta de melatonina antes de acostarse durante 4 semanas reduce el dolor en las mujeres con dolor de mandíbula.
  • Bajos niveles de plaquetas en sangre (trombocitopenia). La ingesta de melatonina puede mejorar los recuentos bajos de plaquetas asociados con el cáncer, el tratamiento del cáncer y otros trastornos”.

Sin embargo, la entidad sin ánimo de lucro indicó que los efectos secundarios más frecuentes de la melatonina incluyen los siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Somnolencia.

Otros efectos secundarios menos frecuentes de la melatonina podrían ser los sentimientos depresivos de corta duración, los temblores leves, la ansiedad leve, los cólicos, la irritabilidad, la reducción del estado de alerta, la confusión o la desorientación, y la presión arterial anormalmente baja (hipotensión).

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y por ello, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.