estudio

Casi la mitad de los embarazos en el mundo no es intencional: Naciones Unidas

Con el conflicto bélico en Ucrania, la ONU estima que los embarazos no deseados aumenten por la falta de acceso a métodos anticonceptivos y por la violencia sexual.


Casi la mitad de todos los embarazos en el mundo, un total de 121 millones, no es intencional, refleja el informe El estado de la población mundial 2022 publicado este miércoles 30 de marzo por UNFPA, el organismo de las Naciones Unidas dedicado a la salud sexual y reproductiva.

El documento apunta que más del 60 % de los embarazos no intencionales terminan en aborto, y se estima que el 45 % de todos los abortos son inseguros y producen el 13% de todas las muertes maternas.

Naciones Unidas espera que la guerra en Ucrania y otros conflictos y crisis alrededor del mundo “produzcan un incremento en el número de embarazos no intencionales, a medida que el acceso a la anticoncepción se vea interrumpido y la violencia sexual aumente”.

La directora ejecutiva de UNFPA, Natalia Kanem, señaló que este informe es un llamado de atención por la abrumadora cantidad de embarazos no intencionales, lo cual representa un fracaso mundial en la defensa de los derechos humanos fundamentales de las mujeres y las niñas.

“Para las mujeres afectadas, la decisión reproductiva más trascendental de su vida (si quedar o no embarazadas) no es una opción en absoluto. Al poner el poder de tomar esta decisión fundamental directamente en las manos de las mujeres y las niñas, las sociedades pueden garantizar que la maternidad sea una aspiración y no algo inevitable”, añadió Kanem.

A escala mundial, se estima que 257 millones de mujeres que quieren evitar un embarazo no están usando métodos anticonceptivos seguros y modernos, y en aquellos casos en los que existen datos disponibles, casi una cuarta parte de todas las mujeres no pueden oponerse a tener relaciones sexuales.

Las mujeres que estén embarazadas o en proceso de buscar un bebe necesitan una cantidad extra de ácido fólico.
Las mujeres que estén embarazadas o en proceso de buscar un bebe necesitan una cantidad extra de ácido fólico. - Foto:

Según la ONU, una variedad de otros factores clave también contribuye a los embarazos no intencionales, entre ellos la falta de información y servicios de salud sexual y reproductiva, las opciones anticonceptivas inadecuadas para los cuerpos o circunstancias de las mujeres, las normas perjudiciales y estigma alrededor del control por parte de las mujeres de su fecundidad y sus cuerpos, la violencia sexual y la coerción reproductiva, las actitudes prejuiciosas o humillación en los servicios de salud, la pobreza y el estancamiento del desarrollo económico y la desigualdad de género.

“Todos estos factores reflejan la presión impuesta por las sociedades sobre las mujeres y las niñas para que se conviertan en madres. Un embarazo no intencional no necesariamente es un fracaso personal y se puede deber a la falta de autonomía permitida por la sociedad o al valor que se da a las vidas de las mujeres”, justifica la ONU.

Con las crisis, los embarazos aumentan

Naciones Unidas advierte que las crisis y los conflictos “privan a las mujeres de su capacidad de decidir a todos los niveles, además de aumentar de manera dramática el riesgo de embarazos no intencionales en el momento en que este resulta más amenazante”.

“Las mujeres a menudo pierden el acceso a métodos anticonceptivos y la violencia sexual aumenta; algunos estudios muestran que más del 20 % de las mujeres y las niñas refugiadas padecerá violencia sexual. En Afganistán, se estima que la guerra y las afectaciones a los sistemas de salud se traducirán en alrededor de 4,8 millones de embarazos no intencionales para el 2025, lo que pondrá en peligro la estabilidad, la paz y la recuperación del país en su conjunto”, explican.

“Si solo tuvieras 15 minutos para huir de tu casa, ¿qué te llevarías? ¿Te llevarías tu pasaporte? ¿Comida? ¿Te acordarías de tus anticonceptivos? En los días, semanas y meses posteriores al inicio de una crisis, los servicios de protección y de salud sexual y reproductiva salvan vidas, protegen a las mujeres y las niñas de daños y evitan embarazos no intencionales. Son tan vitales como la comida, el agua y los albergues”, advierte Kanem.

*Con información de Europa Press