Tendencias
Alimentos saludables
Importancia de alimentación. - Foto: Getty Images

vida moderna

Cinco errores de alimentación que aceleran el envejecimiento

Una dieta saludable ayuda a mantener un cuerpo sano.

Con el paso del tiempo las señales del envejecimiento van apareciendo paulatinamente. Las canas, arrugas, cambios en el movimiento, en la piel, etc. Lo cierto es que aunque no se pueden evitar, un estilo de vida saludable ayuda a evitar su aparición prematura.

La alimentación es una de las claves para lograrlo. Así lo explica la dietista-nutricionista Georgina Hernando al portal La Vanguardia. “cuyos ingredientes pueden generar estrés en el organismo, el cual a su vez genera radicales libres, que son los responsables del envejecimiento prematuro”.

  1. Pan blanco y cereales refinados (pasta): el proceso al que son sometidos elimina la cáscara y la fibra de los alimentos.
  2. Margarina: la experta recomienda reemplazarla por aceite de oliva.
  3. Alcohol: según explica el portal web el alcohol destruye las paredes celulares y potencia la inflamación interna de los tejidos. Este proceso contribuye a la aceleración del envejecimiento.
  4. Azúcar: contribuye al desarrollo de la diabetes y asimismo puede destrozar las paredes de las membranas celulares.
  5. Café: esta bebida se caracteriza por tener excitantes que incremental el cortisol, conocida por ser la hormona del estrés. Asimismo, la cafeína deshidrata y puede ser evidente en la piel.

¿Cómo combatir el envejecimiento de la piel?

Se debe tener una rutina diaria para el cuidado de la piel. Es importante mantenerla limpia, pero no exagerar el lavado, pues el uso excesivo de jabón la puede secar, “privándola de su lubricante natural: el sebo”, explica Sanitas, entidad de salud.

Asimismo, explica que es importante beber agua durante el día para mantener el cuerpo hidratado. “El agua ayuda a que el cuerpo funcione lo mejor posible (no en vano, dos tercios de nuestro organismo son agua) y hace que la piel tenga una apariencia más tersa y fresca”, explica Sanitas.

El ejercicio es un elemento importante para la firmeza de la piel. De acuerdo con la entidad de salud, al realizar actividad física se incrementa el flujo sanguíneo hacia la piel, contribuyendo a que reciba óptimamente los nutrientes que necesita. De igual manera, ejercitarse ayuda a tonificar los músculos y mejorar la apariencia de la piel.

Según Mayo Clinic, entidad dedicada a la investigación en salud, una de las principales causas de aparición de las arrugas es la exposición solar. Por eso, es muy importante utilizar tres veces al día protector solar, incluso si la piel no está expuesta directamente al sol. Este producto debe aplicarse en casa y, en especial, cuando se trabaja mucho tiempo frente a una pantalla (computador, celular, tableta). Es importante proteger la piel de la luz azul, que es emitida por las pantallas.

El envejecimiento como una enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) desató una polémica entre los expertos de la salud debido a su intención de incluir la vejez como una enfermedad en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud.

De acuerdo con la OMS, desde una perspectiva biológica, “el envejecimiento es el resultado de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, a un mayor riesgo de enfermedad y, en última instancia, a la muerte”.

Durante la vejez, las enfermedades son una característica muy común en las personas adultas mayores. Este grupo de afecciones son conocidas como síndromes geriátricos, los cuales “son consecuencia de múltiples factores subyacentes que incluyen, entre otros, la fragilidad, la incontinencia urinaria, las caídas, los estados delirantes y las úlceras por presión”, detalla la OMS.

Tener un estilo de vida saludable es el factor clave para la prevención de enfermedades. Diana Alexandra Garay, médica internista de la Clínica de la Universidad de La Sabana, explica que en la vejez el riesgo de enfermedades varia dependiendo de si se es hombre o mujer.