Los niveles de colesterol malo en la sangre pueden poner en riesgo la salud.
El colesterol elevado en la sangre puede generar problemas cardiovasculares. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Colesterol LDL: el listado de alimentos a evitar que suben este tipo de grasa

Los niveles elevados de este tipo de colesterol, conocido como “malo”, hacen que se acumule placa en los vasos sanguíneos.

El colesterol es una sustancia cerosa, similar a la grasa, que el cuerpo requiere para gozar de buena salud. Sin embargo, sus niveles poco saludables pueden ocasionar complicaciones en el organismo.

El colesterol en la sangre se transporta en lipoproteínas, las cuales pueden ser de baja densidad (LDL), a las que comúnmente se les conoce como colesterol “malo” o de alta alta densidad (HDL), también llamada colesterol “bueno”.

Los niveles elevados de colesterol LDL hacen que se acumule placa (depósitos de grasa) en los vasos sanguíneos, lo que puede provocar un ataque al corazón, un derrame cerebral u otros problemas de salud, explica el National Heart Lung and Blood Institute, de Estados Unidos.

Por su parte, los niveles elevados de colesterol “bueno” pueden reducir el riesgo de sufrir problemas de salud, debido a que éste transporta el colesterol “malo” y la placa acumulada en las arterias hasta el hígado, para que pueda ser eliminado del organismo.

Los niveles de colesterol poco saludables suelen ser causados por los hábitos de vida, como los patrones de alimentación poco equilibrados, en combinación con los genes que se heredan de los padres y la falta de actividad física.

Algunos alimentos que se deben evitar para que no se suban los niveles de colesterol son los siguientes.

Lácteos enteros

La leche entera es rica en grasas saturadas y por ello la recomendación es sustituirla por lácteos semidesnatados o desnatados enriquecidos con vitaminas liposolubles. “Los quesos, especialmente los que han sido curados como el gouda, el emmental, el parmesano y el brie tienden a subir más los niveles de colesterol por su alto contenido de grasas saturadas”, precisa la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión, en su página web. La sugerencia es inclinarse por quesos light o descremados y consumirlos en pocas cantidades.

Carnes rojas

La carne de res y otras como la de cordero, son ricas en colesterol y grasas saturadas. Es indispensable elegir carnes con cortes magros, eliminar toda la grasa visible posible y cocinar al horno, o al vapor para evitar añadir aceites en las preparaciones.

Embutidos

Estos productos suelen ser ricos en sal y también tienen proporciones elevadas de grasas saturadas y colesterol. Un artículo publicado en el portal Cuídate Plus indica que estos alimentos favorecen la disminución de los niveles de colesterol “bueno”, y el aumento del colesterol total en la sangre y, como consecuencia, su consumo incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el corazón.

Grasas saturadas

La ingesta de grasas saturadas incrementa los niveles de colesterol malo y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades y problemas cardiovasculares, como ateroesclerosis, accidentes cerebrovasculares o ataques cardíacos, según la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión. Los alimentos que las contienen son las comidas chatarras como hamburguesas, perros calientes; el aceite de coco, el chocolate y la yema de huevo, entre otros.

Ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados e industrializados tienen elevados contenidos de azúcar y grasas saturadas y trans. “Se sabe que las dietas con ácidos grasos trans monoinsaturados o poliinsaturados aumentan los niveles de colesterol total, en especial de LDL. Pero no solo eso, sino que también disminuyen el bueno”, precisa una publicación del portal Mejor con Salud, escrito por la nutricionista María Patricia Pinero.

Fritos

De acuerdo con el portal Healthline, los alimentos fritos son altos en colesterol y deben evitarse en la dieta. Aquí se incluye, por ejemplo, el pollo frito, las papas a la francesa y otras comidas rápidas. “Su gran aporte calórico y contenido en grasas trans incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, obesidad y diabetes, según un artículo publicado por The American Journal of Clinical Nutrition y citado por el diario El Universal, de México.