salud

¿Cómo acelerar el metabolismo a partir de los 50 años?

En el comportamiento del metabolismo influyen factores como la edad y el hecho de ser hombre o mujer.


Mucho se escucha hablar del metabolismo y de sus consecuencias en el organismo cuando se vuelve lento, especialmente porque se relaciona con el aumento de peso. Sin embargo, no siempre se tiene claro de qué se trata, cómo funciona y cómo puede acelerarse, especialmente cuando la edad empieza a avanzar.

El metabolismo es el conjunto de procesos físicos y químicos que se dan en las células y que permiten que estas conviertan los nutrientes de los alimentos en energía. Por ejemplo, la respiración, circulación sanguínea, regulación de la temperatura corporal, contracción muscular, digestión de alimentos y nutrientes, eliminación de los desechos a través de la orina y de las heces y funcionamiento del cerebro y los nervios, hacen parte de estos procesos, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La energía que usa el organismo para cumplir estas funciones se denomina metabolismo basal, el cual está determinado por el tamaño corporal y la composición. Esto quiere decir que si una persona pesa más o tiene más masa muscular, quemará más calorías, incluso cuando se encuentra en reposo.

También tiene que ver el sexo, porque los hombres suelen tener menos grasa corporal y más masa muscular que las mujeres de la misma edad y peso. Mayor masa muscular significa quemar más calorías. Y, por último, está la edad, ya que a medida que la persona envejece disminuye la masa muscular, lo que también reduce el grado en que se queman calorías.

Por esta razón, cuando se vuelve lento, es probable que la persona tienda a aumentar de peso fácilmente, se sienta cansada e inclusive, tenga algunos problemas digestivos. Un estudio publicado en la revista Science concluye que, durante los primeros meses de vida, el metabolismo es tan eficiente que un niño de un año llega a quemar calorías 50 % más rápido que un adulto. Sin embargo, después se ralentiza 3 % cada año hasta que la persona llega a los 20 años y en esa etapa de la vida se estabiliza.

Con el paso de los años se puede ralentizar y por ello las acciones que se adopten para mantenerlo trabajando son clave y más después de que una persona supera los 50 años. Para trabajar en este objetivo es importante llevar una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico y dormir bien.

Dieta rica en proteínas

Un artículo publicado en el diario El Confidencial, de España, indica que una dieta que incluya una buena cantidad de proteínas ayudará al metabolismo a utilizar la energía acumulada para la digestión. “Es lo que se conoce como el efecto termogénico de los alimentos, que exige un gasto extra de calorías para absorber y procesar los nutrientes de la comida, así como poder adelgazar”, precisa.

Algunas de las proteínas más recomendadas para ayudar a que el metabolismo no se ralentice son, por ejemplo, carnes como el pollo y el pavo. Aumentar su ingesta puede resultar favorable no solo para llevar una alimentación saludable, sino para bajar de peso, dado que alimentan y generan saciedad.

De igual forma, el consumo moderado de bebidas estimulantes, como café y el té, favorece la quema de energía, ya que supone un gasto de grasa mayor a otras bebidas. El doctor Bob Arnot, en su libro The Coffe Lover’s Diet, asegura que tomar varias tazas de café puede ayudar a acelerar el metabolismo, quemar grasa no deseada, bloquear la absorción de calorías e incluso disminuir el apetito.

No obstante, es importante tener presente que en el caso del café, particularmente, se debe evitar su consumo cuando las personas padecen de gastritis, presión arterial alta o insomnio, indica el portal de salud Tua Saúde.

Otra alternativa para acelerar el metabolismo, según la publicación de El Confidencial, es beber agua fría, pues el cuerpo se verá obligado a recuperar su temperatura habitual, ya que ha sido rebajada al ingerir este líquido, lo que lleva al organismo a quemar más energía, además de generar un efecto saciante que controla las ganas de comer de forma permanente.

Por último, dormir bien también puede ayudar. La Biblioteca Nacional de Medicina asegura que si bien un buen descanso por la noche no acelera el metabolismo, no dormir puede llevar a las personas a aumentar de peso, esto debido a que quienes no duermen lo suficiente tienden a consumir más calorías de las que necesitan.