salud

¿Cómo el ejercicio y la actividad física ayudan a mejorar la inmunidad?

El sistema inmunitario defiende al cuerpo contra sustancias que considera dañinas o extrañas.


El sistema inmunológico es una compleja red de células, tejidos y órganos. Juntos ayudan al cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades, de acuerdo con MedlinePlus, web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

El sistema inmunitario tiene muchas partes diferentes, incluyendo

  • La piel: evita que los gérmenes ingresen al cuerpo.
  • Membranas mucosas: Son los revestimientos internos húmedos de algunos órganos y cavidades corporales. Producen mucosidad y otras sustancias que pueden atrapar y combatir los gérmenes.
  • Glóbulos blancos: luchan contra los gérmenes.
  • Órganos y tejidos del sistema linfático: incluyen el timo, el bazo, las amígdalas, los ganglios linfáticos, los vasos linfáticos y la médula ósea. Producen, almacenan y transportan glóbulos blancos.

Por ende, para cuidar el sistema inmunológico hay que llevar una alimentación sana y balanceada, además, porque llevar una dieta sana a lo largo de la vida ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades no transmisibles y trastornos.

Sobre la misma línea, el portal de salud Clikisalud.net, de la Fundación Carlos Slim, reveló que pese a que aún no hay evidencia científica sobre si el ejercicio y la actividad física ayudan a mejorar la inmunidad, sí existen teorías que evidencian que “la actividad física puede ayudar a eliminar las bacterias de los pulmones y las vías respiratorias, que el ejercicio provoca cambios en los anticuerpos y los glóbulos blancos, que el breve aumento de la temperatura corporal durante e inmediatamente después del ejercicio puede evitar que las bacterias crezcan y que el ejercicio ralentiza la liberación de hormonas del estrés, lo que aumenta la posibilidad de enfermarse”.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que se ha demostrado que la actividad física regular ayuda a prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y varios tipos de cáncer. También, ayuda a prevenir la hipertensión, a mantener un peso corporal saludable y puede mejorar la salud mental, la calidad de vida y el bienestar.

Así mismo, indicó que el ejercicio también fortalece los huesos y músculos y aumenta el equilibrio, la flexibilidad y la forma física y en las personas mayores, las actividades que mejoran el equilibrio ayudan a prevenir caídas y traumatismos.

Entre las actividades físicas más comunes se destacan caminar, montar en bicicleta, practicar deportes, participar en actividades recreativas y juegos. Todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos.

Por su parte, la Organización señaló que indicó que las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre 20 % y 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.

Por tal razón, para mejorar la salud y el bienestar, la OMS recomienda los siguientes niveles de actividad física en función de la edad:

Niños y adolescentes de 5 a 17 años

• Todos los niños y adolescentes deben practicar una actividad física de intensidad moderada o alta durante un mínimo de 60 minutos diarios.

• Al menos tres días por semana, esto debe incluir actividades que fortalezcan los músculos y huesos.

• Hacer ejercicio durante más de 60 minutos diarios aporta beneficios adicionales para la salud.

Adultos mayores de 18 años

• Todos los adultos deben hacer al menos 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, o al menos 75 minutos semanales de ejercicio de alta intensidad.

• Para obtener beneficios adicionales para la salud, los adultos deben incrementar el tiempo de ejercicio hasta 300 minutos semanales de actividad física moderada o su equivalente.

• Para mejorar y mantener la salud del aparato locomotor, se deben realizar, dos o más días por semana, actividades que fortalezcan los principales grupos musculares.

• Además, las personas mayores con problemas de movilidad deben hacer ejercicios durante tres o más días a la semana para mejorar el equilibrio y prevenir las caídas.