alimentación

¿Cómo quitar la resaca o guayabo? Seis recomendaciones, según expertos

Tenga en cuenta que la recomendación más importante a la hora de beber es hacerlo con moderación y responsabilidad.


Luego de disfrutar de algunas copas o cervezas en compañía de familiares o amigos, viene para muchos una de las sensaciones más desagradables, conocida como resaca o guayabo en Colombia, que se compone de un intenso dolor de cabeza, mareo, náuseas, resequedad en la boca, molestia al ver la luz, entre otras afectaciones que hacen que el momento de diversión culmine con un fuerte malestar general.

Por ese motivo, muchos han buscado por sus propios medios qué podría hacerles bien en este momento, teniendo en cuenta que científicamente no existe algún medicamento específico para curar el guayabo, solo algunas cosas que se pueden tomar para aliviar las molestias. Pese a esto, los expertos sí tienen algunas recomendaciones que podrían hacer que estas molestias no arruinen la jornada que sigue luego de una noche de diversión.

De acuerdo con lo expresado por algunos de ellos a la revista Vogue, estos son algunos consejos para combatir la resaca o, por lo menos, reducir sus molestos efectos.

Según Kay Ali, terapeuta nutricional, entre las recomendaciones más importantes está incluir dentro de esa primera comida luego de la bebida un plato fuerte en verduras de hoja verde oscuro, dado que las mismas son excelentes fuentes de magnesio, uno de los elementos que produce glutatión, un antioxidante que ayudará a que el cuerpo se normalice.

“La producción de glutatión a partir de la cisteína depende de la acción de varios cofactores: el magnesio, la glicina, el glutamato y el trifosfato de adenosina (ATP)”, señala la experta, motivo por el que combinar esta primera comida con acelgas o espinacas puede contribuir a que el malestar pase más rápido.

La segunda recomendación se trata de no quedarse todo el día en la cama y, por el contrario, hacer alguna actividad que ayude a que el cuerpo sude y, con esto, se eliminen las toxinas más rápidamente.

Asimismo, tomar suplementos vitamínicos puede ser útil, según la experta, siempre y cuando sean recomendados por expertos y hagan parte de una dieta variada y equilibrada. En este punto es importante tener en cuenta que este hábito, más que ayudar a aliviar las molestias, logrará evitar que sean muy fuertes, teniendo presente que el consumo frecuente de alcohol puede funcionar como un antinutriente.

Por otra parte, la doctora Anita Sturnham, especialista en dermatología y fundadora de la marca de cosméticos Decree, citada por Vogue, además de recomendar que se modere la cantidad de alcohol a ingerir y con ello evitar una fuerte resaca, quienes ya la padezcan pueden probar tomando algún suplemento antioxidante que ayude a eliminar los subproductos tóxicos del metabolismo del alcohol. “Toma una pequeña cantidad antes de acostarte y nada más al despertarte”, explicó.

De otro lado, Carla Oates, fundadora de The Beauty Chef, en conversación con el mismo medio indicó que para evitar un fuerte guayabo lo más aconsejable es hidratarse con agua a la vez que se bebe alcohol.

“Piensa que el agua es tu mejor compañera de juerga: por cada copa de alcohol, tómate un vaso de agua, uno y uno. Ya verás cómo al día siguiente mejora y mucho el dolor de cabeza”, indicó.

Y, por último, evitar las comidas con grasa, teniendo en cuenta que estas reducen aún más los niveles de azúcares en sangre y aportan al hígado una mayor carga tóxica, indica la experta.

¿Por qué beber da guayabo?

Sobre qué es lo que hace que el consumo de alcohol genere estas molestas sensaciones, Sturnham indicó al mismo medio que, teniendo en cuenta que el alcohol es diurético, este “estimula las hormonas que incrementan la micción y la pérdida de agua corporal”, razón por la que es normal sentirse deshidratado y querer beber algo de agua.

“También sabemos que el alcohol se transforma en dos metabolitos, acetaldehído y etanoato. Estos metabolitos son tóxicos para nuestras células, nos provocan náuseas, sudor, ritmo cardiaco acelerado y dolor de cabeza. Por si fuera poco, el alcohol también interrumpe la función de las citoquinas, que son unas pequeñas proteínas que forman parte de nuestro sistema inmunológico. Cuando bebemos alcohol, se incrementa la producción de citoquinas IL-2, lo que produce dolor de cabeza, fatiga e incluso pérdida de memoria”, añadió.

Además de esto, hay que tener en cuenta que algunos tragos contienen diversos componentes que, pese a que les dan un mejor sabor y olor a las bebidas, también contribuyen a que la resaca sea peor. “Los mayores sospechosos de llevarlos son el vino tinto, el brandy y el whisky”, indicó Sturnham.