salud

¿Cuáles son los beneficios de comer ñame?

Este alimento es rico en vitaminas, proteínas y minerales.


El ñame es un tubérculo que se caracteriza por su contenido de almidón. Si bien es originario de África, también es producido y consumido en países de Suramérica como Colombia. Su riqueza en vitaminas, fibra y minerales hacen de este alimento una buena alternativa para incluir en una dieta saludable.

Al igual que otros tubérculos, el ñame es rico en hidratos de carbono complejos, principalmente en almidón en cantidades superiores al 70 % y en fibra dietética en proporciones que superan los 8 gramos por cada 100 de alimento. Esto hace que su digestión se vuelva más lenta y reduce su índice glucémico, según información de la revista de fitness y nutrición Vitónica.

La fibra, además, ayuda a regular el tránsito intestinal, asegura un artículo publicado en el diario La Vanguardia, de España. Esta sustancia cumple con la función de retener agua y aumentar el volumen de las heces, haciéndolas más fluidas y facilitando su expulsión, a la vez que mejora la composición bacteriana de los intestinos.

En la lista de componentes de este alimento se incluyen el betacaroteno y la vitamina C, antioxidantes que permiten proteger el cuerpo de la acción de los radicales libres. Esta vitamina, además, es ideal para hacerle frente a los signos del envejecimiento y mejora el sistema inmune, según un artículo publicado en el diario ABC, de España.

El ñame también le aporta al organismo vitamina A y algunas del grupo B como tiamina, riboflavina, ácido fólico, ácido pantoténico y niacina. En lo que tiene que ver con minerales, posee potasio, manganeso, cobre, calcio, hierro y fósforo. Las vitaminas del complejo B favorecen la regulación del sistema circulatorio.

Se trata de un alimento que brinda saciedad y esto junto con su alta proporción de almidón y su bajo costo lo convierten en un cultivo de subsistencia, según la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la Agricultura (FAO).

Beneficios para la salud

La larga lista de propiedades y componentes hacen del ñame un alimento favorable para el organismo. Por ejemplo, por su riqueza en fibra, en almidón resistente y en antioxidantes, este alimento se ha analizado en estudios con roedores y los resultados se han vinculado con un menor riesgo de sufrir de triglicéridos altos.

También podría reducir las probabilidades de enfermedades causadas por la oxidación de lípidos como la aterosclerosis, que es la acumulación de placa en las paredes de las arterias, lo que ocasiona obstrucción de la irrigación sanguínea.

Es considerado un alimento clave para prevenir enfermedades cardiovasculares. Aquí destaca la acción de la vitamina B6 y el potasio. Este mineral es importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Otra de las bondades que se le atribuyen es que puede funcionar como anticoagulante. En la medicina tradicional asiática le dan ese uso, gracias a sus propiedades para acelerar la curación de heridas. Se dice que su uso tópico acelera el proceso de curación de úlceras, forúnculos y enfermedades de la piel.

Por último, este tubérculo está especialmente indicado en dietas energéticas, como las de deportistas y niños. Por su elevado contenido en carbohidratos complejos, el ñame representa una importante fuente de energía para las personas que practican deporte y para los más pequeños.

¿Cómo consumirlo?

Se puede consumir hervido, al vapor, al horno o frito. En cuanto a las preparaciones culinarias se puede elaborar en puré o agregar trozos de ñame a las sopas o cremas. También se usa como acompañamiento de las carnes asadas o como ingrediente principal en la preparación de postres y pasteles.

En forma de harina o almidón sirve como espesante o gelificante, en reemplazo, por ejemplo, de almidón de maíz. Con la harina también se puede elaborar pan apto para celíacos, que son aquellas personas intolerantes al gluten.