bienestar

Cuáles son los errores más comunes a la hora de hacer ejercicio

La actividad física tiene importantes beneficios para la salud del corazón, el cuerpo y la mente.


La actividad física regular, como caminar, montar en bicicleta, practicar deportes o participar en actividades recreativas, es muy beneficiosa para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, muchas personas hacen ejercicio para adelgazar algunos kilos de más.

Además, la actividad física regular puede mejorar el estado muscular y cardiorrespiratorio, la salud ósea y funcional, reducir el riesgo de hipertensión, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes, varios tipos de cáncer (entre ellos, el cáncer de mama y el de colon), la depresión, reducir el riesgo de caídas, así como de fracturas de cadera o vertebrales, y ayuda a mantener un peso corporal saludable.

De todos modos, algunas personas hacen ejercicio y cometen algunos errores que pueden ser perjudiciales para la salud y Bodytech presenta los más comunes:

“1. Iniciar sin evaluar la condición de salud: cuando esto ocurre, se aumenta el riesgo de tener lesiones y enfermedades, especialmente en quienes ya las poseen.

2. No calentar: el calentamiento permite que se aumente la temperatura corporal, preparando el cuerpo para realizar los esfuerzos durante la sesión.

3. Improvisar: para evitar realizar ejercicios sin estar seguros de su conveniencia, es necesario tener un programa de entrenamiento prescrito por profesionales en el área.

4. Sentirse superpoderoso: esto nos puede llevar a aumentar los niveles de esfuerzo con imprudencia y a subestimar la sensación de cansancio, fatiga y dolores.

5. Hacer siempre lo mismo: esto desacelera el metabolismo y aleja de las metas, por lo que es necesario aplicar la variedad de las cargas y estímulos.

6. Entrenar sin asesorarse: en el entrenamiento el aprendizaje nunca termina y siempre es importante asesorarse para tener información que asegura la buena práctica.

7. Utilizar el celular: durante una sesión de entrenamiento la concentración es esencial, ya que es un espacio de tiempo ideal para conectar la mente con el cuerpo.

8. Descuidar la hidratación: la hidratación regula la temperatura corporal y quien la descuida se expone a fatigarse más rápido, a aumentar los riesgos de lesión muscular e incluso a sufrir desvanecimientos.

9. Realizar solo cardio para bajar de peso: para bajar de peso se requiere entrenar de manera integral, combinando ejercicios de resistencia cardiovascular con ejercicios de fortalecimiento.

10 Finalizar el entrenamiento sin recuperar: terminar el entrenamiento sin tomarse el tiempo de recuperarse es un error frecuente que no permite un restablecimiento del metabolismo después de realizar un esfuerzo”.

Por su parte, las personas se preguntan cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios. Lo importante es cumplir los objetivos diarios.

De todos modos, varios entrenadores dijeron que el realizar alguna actividad física en la noche reduce el estrés del día y por tal motivo mejora la calidad del sueño, ya que las personas se duermen más rápido y duran más tiempo en la etapa del sueño profundo.

Además, según un informe del Centro de Investigación Clínica de la Universidad de Chicago, en la tarde el cuerpo alcanza la temperatura corporal máxima, por lo que el organismo se encontraría en mejor momento para realizar actividad física de resistencia y aumento de masa muscular.

Sin embargo, para otros entrenadores la mejor hora para entrenar es la mañana, ya que no existirán excusas porque es la primera actividad del día y no se podrá aplazar por imprevistos como mucho trabajo o cansancio.

Además, porque estudios demuestran que realizar ejercicio libera endorfinas que inducen la sensación de felicidad y dopamina que genera la sensación de placer. Por tal razón, se inicia el día con un mejor estado de ánimo.

Según la OMS, se deberían realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos o actividades físicas aeróbicas intensas durante al menos 75 a 150 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas a lo largo de la semana.