vida moderna

Demencia: estas son las vitaminas que pueden ayudar a prevenirla, según estudio

Esta vitamina es un controlador de la concentración del aminoácido en sangre.


Una investigación realizada en la Universidad de Oxford (Inglaterra) y publicado en la revista Plos One (Public Library of Sciences One) demostró que el consumo de elevadas dosis de vitamina B6 reduce a la mitad la velocidad de avance del deterioro cognitivo leve (DCL) o demencia senil.

Ahora bien, este es un descubrimiento importante y beneficioso, sobre todo, para personas de edad avanzada con problemas leves de memoria, ya que el DCL es un factor de riesgo del Alzheimer. Para esto, los investigadores trabajaron con 217 voluntarios mayores de 70 años con problemas de memoria y DCL.

En el estudio, dividieron de forma aleatoria y mediante técnicas de doble ciego a los voluntarios en dos grupos. A los del primero se les administraron unas píldoras denominadas ‘Trio Be Plus’, que contenían altas dosis de vitamina B6, vitamina B12 y ácido fólico.

Al segundo grupo se le administró placebo. El tratamiento duró 24 meses y los resultados demostraron que las personas tratadas con las píldoras ‘Trio Be Plus’reducían a la mitad la tasa del volumen de su cerebro, propia del DCL.

Los expertos recomiendan el consumo de minerales, vitaminas del grupo B y aminoácidos para el buen funcionamiento del cerebro. Foto: Getty images.
El consumo de vitamina B6 reduce a la mitad la velocidad de avance del deterioro cognitivo leve (DCL) o demencia senil. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Para determinar estos resultados, se utilizaron imágenes de resonancia magnética nuclear y un test cognitivo al finalizar el periodo de tratamiento. Además, en el cuestionario se comprobó una correlación entre una mayor velocidad de reducción del volumen cerebral y una puntuación inferior en la prueba. Y aunque no todos los voluntarios terminaron el tratamiento, no se detectaron diferencias significativas entre los efectos secundarios del grupo placebo y el grupo tratado.

Cabe resaltar que estudios realizados con anterioridad ya relacionaban la vitamina B6 con los niveles plasmáticos de un aminoácido conocido como homocisteína. Esta vitamina es un controlador de la concentración del aminoácido en sangre. Cuando está en concentraciones elevadas, se considera un factor de riesgo del Alzheimer, de modo que una deficiencia de B6 en la dieta, podría estar relacionada con padecer la enfermedad.

Por otra parte, una revisión de varios estudios publicada con la Colaboración Cochrane Plus apunta que la vitamina B6, además de estar relacionada con el DCL y el Alzheimer, podría jugar un papel clave en otras patologías neurosiquiátricas como depresión, migrañas, convulsiones y dolor crónico.

Sin embargo, son unos resultados relevantes, si se tiene en cuenta que los estudios epidemiológicos apuntan que en las dietas de los ancianos, en general, hay déficit de vitamina B6.

Vitaminas y minerales para mejorar la memoria

Vitamina C

  • El doctor Henrique von Gersdorff, coautor de un estudio realizado en la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón (Estados Unidos), asegura que algunos receptores neuronales dejan de funcionar cuando escasea la vitamina C.
  • Las propiedades antioxidantes del ácido ascórbico (vitamina C) evitan que los receptores de las neuronas que permiten su comunicación se degraden prematuramente.
  • Además, es necesaria para sintetizar el neurotransmisor dopamina, que controla el flujo de información desde diferentes áreas del cerebro.
  • La ingesta diaria recomendada de vitamina C está entre 60 y 100 mg. Esta se puede consumir en un kiwi o una naranja al día.

Vitamina B1

Ácidos grasos omega-3

  • Los ácidos grasos esenciales omega-3 son imprescindibles para el buen estado de las membranas neuronales y de las conexiones entre las células cerebrales, según el portal especializado en salud, Cuerpo y Mente.
  • Incluso, varios estudios han relacionado el bajo consumo de omega-3 con un mayor riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad.
  • Los mayores beneficios se asocian con los ácidos EPA y DHA. Ambos se encuentran en abundancia en el pescado, pero el organismo puede obtenerlos de la transformación en el hígado y en el propio cerebro del ácido alfalinolénico (ALA), que se halla en alimentos vegetales como las nueces y las semillas de lino o de chía.
  • La ingesta recomendada es de unos 1,5 g de ALA diarios, que se encuentran en cinco nueces.