Tendencias
Artrosis rodilla.
Esta parte del cuerpo es una de las más afectadas por la enfermedad de las articulaciones. Foto: Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Dolor de rodilla: la especia que ayuda a aliviarlo de manera natural

Este tipo de preparaciones no reemplazan un tratamiento médico.

Algunas personas recurren a remedios caseros y naturales para aliviar síntomas o tratar algunas afecciones. Sobre esto se debe saber que lo recomendable es consultar con un doctor antes de utilizarlos o consumirlos, para evitar complicaciones de salud.

El dolor de rodilla es una afección que puede deberse a diversas causas desde una lesión hasta una enfermedad como artritis. Hay quienes eligen complementar el tratamiento médico probando algunos ingredientes o preparaciones caseras.

Por eso, Mejor con Salud, portal especializado en salud y cuidado personal explica que la pimienta de Cayena ayuda a aliviar el dolor de rodilla, gracias a la capsaicina, un compuesto activo picante que posee y que contribuye a disminuir el malestar.

Este ingrediente puede ser utilizado como tópico (aceite esencial) o consumirse como infusión. Asimismo, puede agregarse en las comidas diarias. En caso de presentar síntomas o reacciones adversas se debe suspender inmediatamente y consultar a un doctor.

“No obstante, si optamos por añadir cayena a nuestras comidas hay que tener en cuenta que esta puede resultar irritante. Sin embargo, este efecto se evita si se incorpora a nuestra alimentación de manera muy gradual”, explica el portal.

Otros remedios naturales

Healthline, portal web especializado en salud, señala algunos remedios naturales que pueden ayudar a aliviar el dolor en la rodilla. Es importante tener en cuenta que no reemplazan a un tratamiento médico y que pueden causar diferentes efectos en cada persona.

Terapia de calor y frío

El tratamiento con calor y frío puede ser una gran opción para disminuir la inflamación y el dolor en la rodilla, indica el portal. Para hacerlo se deben seguir las siguientes recomendaciones:

  • Alternar la aplicación del frío y del calor.
  • Aplicar calor por máximo 20 minutos,.
  • En caso de tener dolor de rodilla por una lesión, aplicar compresas frías durante los primeros dos días por 20 minutos, alrededor de 8 veces al día.
  • Tener mucho cuidado al aplicar el hielo, debe estar envuelto en una toalla, pues no debe ser puesto directamente en la piel.
  • Verificar que la almohadilla térmica no esté demasiado caliente.
  • En las mañanas, las duchas con agua tibia pueden ayudar a aliviar la rigidez en las articulaciones.

Ejercicio físico

La actividad física es un elemento importante para el bienestar integral del cuerpo humano. Dentro de sus beneficios se destaca que ayuda a fortalecer los músculos y mejorar la movilidad. “El ejercicio es importante para mantener los músculos fuertes, conservar el movimiento en las articulaciones y mantenerse flexible. Por lo general, los médicos recomiendan ejercicios de bajo impacto, como los ejercicios acuáticos”, recomiendan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Para las personas que tienen dolor de rodilla a causa de la artritis, el ejercicio físico de bajo impacto es una buena opción. “Descansar la pierna o limitar el movimiento puede ayudar a evitar el dolor, pero también puede endurecer la articulación y hacer que la recuperación sea más lenta. En el caso de la osteoartritis, no hacer suficiente ejercicio puede acelerar la tasa de daño en la articulación”, explica Heatlthline.

Algunas de las actividades de bajo impacto incluyen:

¿Por qué aparece el dolor de rodilla?

Medline Plus, sitio web de la Biblitoeca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala algunos de los factores que pueden causar dolor de rodilla.

  • Artritis.
  • Quiste de Baker.
  • Cánceres que pueden diseminarse a sus huesos o comenzar en estos.
  • Enfermedad de Osgood-Schlatter.
  • Infección en los huesos de la rodilla.
  • Infección en la articulación de la rodilla.
  • Bursitis.
  • Dislocación de la rótula.
  • Fractura de la rótula u otros huesos.
  • Síndrome de la banda iliotibial.
  • Síndrome patelofemoral.
  • Ruptura de ligamentos.
  • Desgarro del cartílago (una ruptura de meniscos).
  • Distensión muscular o esguinces.