Tendencias
Dolor en el pecho
Si el dolor en el pecho se torna demasiado intenso y es recurrente, lo mejor es acudir a un especialista médico y no pasar por alto esta señal de alerta. - Foto: Getty Images

vida moderna

Dolor en pecho y espalda: ¿qué indican y cuándo ir al médico?

Estas dolencias pueden ser causadas por diversos factores.

El ser humano puede experimentar dolor en cualquier momento de su vida. Por lo general, esto sucede a causa de un golpe, herida o enfermedad. Así mismo, se da en aquellas zonas del cuerpo con terminaciones nerviosas (casi todo, a excepción del cabello y las uñas).

De acuerdo con información de la enciclopedia médica MedlinePlus, el dolor en el pecho puede presentarse por numerosas razones. Aunque no necesariamente debe ser señal de alarma, tampoco debe ser subestimado.

Algunas razones por las cuales puede sentirse dolor en el pecho son:

  • Problemas del corazón.
  • Ataques de pánico.
  • Problemas digestivos como acidez o enfermedades del esófago.
  • Músculos adoloridos.
  • Enfermedades de los pulmones, como neumonía, pleuresía o embolismo pulmonar.

¿Cuándo acudir a un médico?

MedlinePlus puntualiza que es necesario acudir a un profesional de la salud si el dolor en el pecho se vuelve crónico, es decir, si persiste con el tiempo. De igual manera, si la presión en el pecho viene acompañada de otros síntomas como náuseas, sudor, mareo o falta de aire.

El dolor en el pecho puede deberse a varias razones, entre ellas, la acumulación de gases en el cuerpo.
El dolor en el pecho intenso puede ser señal de que las cosas no andan bien. Para recibir un diagnóstico preciso, es conveniente acudir a un doctor. - Foto: Getty Images

Dolor de espalda: causas y cuándo es señal de alarma

Al igual que sucede con el dolor en el pecho, el dolor de espalda puede aparecer por varias razones. También puede presentar una escala diferente de acuerdo a cada caso: desde una leve molestia hasta una dolencia intensa.

De acuerdo con el portal especializado Medican News Today, la ubicación exacta del dolor de pecho y espalda puede proporcionar una pista sobre su causa subyacente”. Por esta razón, contar con dicha información resulta de gran ayuda al momento de analizar el caso para obtener un diagnóstico preciso.

En ocasiones, la espalda puede doler debido a mantener una mala postura, dormir en una posición incómoda o como resultado de un golpe. No obstante, también puede ser indicador de otras afecciones de mayor cuidado, como la lumbalgia o incluso el cáncer.

¿Cuándo acudir a un médico?

Los dolores en cualquier parte del cuerpo no deben ser pasados por alto si surgen sin ninguna razón aparente. El dolor de espalda no es la excepción. En caso de que la dolencia se vuelva recurrente e intensa, lo más recomendable es acudir a un especialista médico para obtener un diagnóstico y dar paso al tratamiento correspondiente.

Expertos indican que los primeros signos del envejecimiento afectan al sistema musculoesquelético en el organismo. Foto: Getty images.
Expertos indican que los primeros signos del envejecimiento afectan al sistema musculoesquelético en el organismo. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Cinco ejercicios para aliviar el dolor de espalda de manera natural

El dolor de espalda se puede generar por un esfuerzo, tensión o lesión. Las siguientes son causas comunes del dolor de espalda que mencionan en el sitio web Medical News Today.

  • Músculos o ligamentos tensos
  • Un espasmo muscular
  • Tensión muscular
  • Daño en los discos
  • Lesiones, fracturas o caídas

Los expertos también destacan que las siguientes actividades pueden provocar presión o espasmos:

  • Levantar algo incorrectamente.
  • Levantar algo que es demasiado pesado.
  • Hacer un movimiento brusco e incómodo.

Con unos sencillos ejercicios en la casa, se pueden tratar los dolores de espalda.

Estrella de mar

Hay que recostarse en el suelo, extender los brazos y las piernas a los lados y recostarse un poco en esta posición. Luego se debe girar los brazos y hombros hacia un lado, girar las caderas hacia el otro. Luego volver a la posición inicial y hacer lo mismo en el otro sentido.

Piedra rodante

Acostarse en el suelo, preferiblemente sobre una alfombra cálida, y colocar los pies en una silla. El ejercicio ayuda a restablecer el flujo sanguíneo adecuado en todo el cuerpo, al tiempo que permite que la espalda descanse después del trabajo del día, así lo explica el portal Salud Nueva.

Postura del embrión

Se debe acostar boca arriba, doblar las piernas y subirlas hacia el estómago, envolviendo los brazos alrededor de ellas.

Lo ideal es permanecer en esta posición de 30 segundos a un minuto. Este ejercicio se puede hacer mientras se realiza otra actividad como ver la televisión.

Piernas trenzadas

En Salud Nueva indican que este ejercicio “es un poco más difícil que los anteriores, pero no requiere una preparación física fuerte” y todos lo pueden realizar.

El primer paso es acostarse boca arriba, doblar una pierna y colocar la otra debajo de la rodilla. Agarrando el inferior, tirar lentamente hacia el cuerpo, levantando el muslo. Permanecer medio minuto en esta posición y hacer entre ocho series para cada pierna.

Serpiente flexible

Para hacer este ejercicio hay que acostarse boca abajo, colocar los dedos de los pies en el suelo y levanta el torso con las manos lo más alto que se pueda. Lo principal es sentir la tensión muscular, pero no exagerar para evitar una lesión.