Tendencias
La papada es una acumulación de grasa bajo la barbilla. Foto: Getty Images.
La papada es una acumulación de grasa bajo la barbilla. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

El aceite que ayuda a eliminar la papada y produce colágeno

La causa más habitual de este problema estético es el exceso de peso.

La papada también es conocida como doble mentón y se encuentra ubicada entre la unión del cuello con la cara, que se identifica como una capa de grasa con un volumen excesivo. Su aparición puede darse tanto en mujeres como en hombres y, aunque la mayoría de personas lo asocian con exceso de peso, su causa no siempre es esa.

De acuerdo con información de Clinicas Zurich, existen otros factores que inciden en la probabilidad de tener papada, entre ellos están los factores genéticos, la pérdida de peso y el envejecimiento, un proceso natural en el que los tejidos van perdiendo elasticidad y firmeza. Para tratar este problema estético, es importante llevar un estilo de vida saludable y una alimentación equilibrada junto con la práctica constante de ejercicio físico.

Adicional a ello, varios expertos en salud aconsejan ejercicios faciales para disminuir la apariencia de la papada, como cerrar completamente la boca, pronunciar vocales, inclinar la cabeza hacia atrás, girar la cabeza o sacar la lengua. Con ello, muchas personas también acuden a remedios naturales a base de aceites esenciales que son útiles para tratar este problema y que ayudan a producir una mayor cantidad de colágeno.

Por esta razón, el portal web Panorama ha señalado que el aceite de jojoba es una esencia natural rica en propiedades antioxidantes, que ayudan a hidratar la piel y eliminar las líneas de expresión en el rostro. Así mismo, permite eliminar el exceso de grasa que se acumula debajo del mentón y estimula la producción de colágeno.

Este aceite está compuesto por un 97% de ceramidas, es decir, unas moléculas presentes en la piel humana que refuerzan y reparan la barrera de la piel y evitan que pierda agua. Dicha composición hace que sea estable al calor y a la oxidación, permitiendo una buena conservación de sus propiedades con el paso del tiempo.

También tiene un alto contenido de vitamina C y E, que son potentes antioxidantes que ayudan a neutralizar la acción de los radicales libres, las moléculas que provocan el envejecimiento prematuro de la piel y que provienen de agentes como la radiación solar o la contaminación. Adiciona a ello, se utiliza también para tratar pieles con dermatitis seborreica porque regula el sebo y las bacterias que producen las rojeces y descamaciones, al mismo tiempo que calma y repara la piel.

¿Cómo utilizar el aceite de jojoba?

De acuerdo con Panorama, después de aplicar la crema hidratante en el rostro se debe aplicar un par de gotas de este elixir haciendo masajes suaves y en forma circular para que el producto penetre la piel. Lo ideal es hacer los masajes en dirección ascendente y repetir el mismo proceso a la altura del cuello, para eliminar el exceso de grasa que se localiza debajo del mentón.

Cabe mencionar que gracias a todas las propiedades hidratantes, antisépticas, antiinflamatorias y bactericidas, el aceite de jojoba, es un ingrediente apto para todas las pieles, incluso hasta las más sensibles, porque su aplicación no genera irritación en la dermis. No obstante, se debe tener precaución con el tipo de producto cosmético que se utiliza en la piel, ya que algunos puede contener otros compuestos que si generen alergia o algún tipo de problema en la piel.