vida moderna

Espinacas: ¿cuáles son sus beneficios para la salud y aporte nutricional?

Conozca los aportes que la espinaca brinda a su cuerpo, y las razones por las que debería incluirla en su alimentación.


Este vegetal de hojas hojas verdes es considerado un superalimento por su alto aporte de nutrientes y por ser bajo en calorías. Sus componentes aportan al cuerpo herramientas para tener una mejor piel, cabello y estructura ósea.

De acuerdo con el sitio web Medicalnewstoday, entre otros beneficios, consumir espinacas regularmente sirve para controlar el azúcar en la sangre en personas con diabetes, disminuir el riesgo de cáncer y aportar una buena porción de minerales y vitaminas.

Según el portal especializado en temas de salud y bienestar, una taza de espinaca cruda contiene siete calorías, 0,86 gramos de proteína, 30 miligramos de calcio, 0,81 gramos de hierro, 24 miligramos de magnesio, 167 miligramos de potasio. Aporta 2,813 unidades internacionales (UI) de vitamina A y 58 microgramos de ácido fólico. Sumado a esto, aporta vitamina K, fibra, fósforo y tiamina.

Uno de sus principales componentes es el hierro. Esto es positivo pues la carencia de este elemento puede perjudicar la eficiencia con la que el cuerpo gasta energía. Además, consumir alimentos ricos en hierro, como la espinaca, ayuda a mejorar la absorción de la vitamina C de otros alimentos.

Aunque también contiene calcio, este se absorbe mejor cuando proviene de fuentes lácteas. Esto porque en la espinaca tiene oxalato, que se adhiere al calcio, y eso hace que sea más difícil para el organismo asimilarlo y utilizarlo.

Otro aporte importante que da la espinaca es el magnesio, un nutriente relevante para diferentes funciones del cuerpo como regular los músculos y el sistema nervioso, los niveles de azúcar en la sangre y la presión sanguínea, arterial y el ritmo cardiáco. Eso sin contar con que ayuda a mantener el sistema inmunitario saludable.

Al ser un vegetal verde, la espinaca contiene clorofila, que se dice es buena para algunos procesos digestivos y depurativos del organismo.
Al ser un vegetal verde, la espinaca contiene clorofila, que se dice es buena para algunos procesos digestivos y depurativos del organismo. - Foto:

A este vegetal se le atribuyen beneficios para el control de la diabetes, por contener un antioxidante llamado ácido alfa lipoico. Este componente ha sido estudiado pues ayuda a reducir los niveles de glucosa, aumentar la sensibilidad a la insulina y prevenir cambios oxidativos inducidos por el estrés en pacientes con la enfermedad. Aún así, hay que aclarar que en las investigaciones se ha utilizado el antioxidante por vía intravenosa, y no se sabe si al consumir espinaca oralmente produce los mismo efectos benignos.

Al ser un vegetal verde, la espinaca contiene clorofila, que se dice es buena para algunos procesos digestivos y depurativos del organismo. Algunos estudios, han mostrado que además el pigmento verdoso es capaz de bloquear efectos cancerígenos de las aminas heterocíclicas, una de las sustancias químicas que se generan al asar alimentos en fuego alto.

Por ser una buena fuente de betacaroteno, comer espinacas también puede ayudar a prevenir el asma. Y es que se ha demostrado que quienes consumen más cantidades de este nutriente presentan menos riesgo frente a esta enfermedad.

El aporte de potasio que brinda, puede ser bueno para quienes tienen presión arterial alta. Esto porque este nutriente reduce los efectos del sodio en el organismo.

Como ya se mencionó la vitamina K es otro de los componentes de la espinaca. Esta vitamina es indispensable para mantener una buena salud de los huesos del cuerpo. Esto porque entre otras cosas contribuye a una buena absorción del calcio, y puede reducir la cantidad de este mismo que se elimina del cuerpo.

No hay que olvidar, que la espinaca también aporta fibra y agua, dos elementos importantes para una buena función de la digestión, así como para evitar el incómodo estreñimiento.

Otras partes del cuerpo que se ven beneficiadas con el consumo de espinaca, son el pelo y la piel. Esto porque el vegetal aporta vitamina A, encargada de moderar la producción de sebo en los poros y los folículos pilosos. Además estimula el crecimiento de la piel y el pelo. Y por la vitamina C que contiene, ayuda a la formación del colágeno que brinda flexibilidad, elasticidad y resistencia también a la piel y pelo.