vida moderna

Estas son las horas que se deben dormir para regenerar el cuerpo

La investigación demuestra que la falta de sueño aumenta el riesgo de padecer obesidad, enfermedades del corazón e infecciones.


La cantidad de sueño que necesita una persona depende de varios factores y el principal es la edad, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Así las cosas esta es la cantidad promedio según la edad:

  • Bebés de 4 a 12 meses: De 12 a 16 horas, incluidas las siestas.
  • De 1 a 2 años: De 11 a 14 horas, incluidas las siestas.
  • De 3 a 5 años: De 10 a 13 horas, incluidas las siestas.
  • De 6 a 12 años: De 9 a 12 horas.
  • De 13 a 18 años: De 8 a 10 horas.
  • Adultos: 7 horas por noche o más.

Además, el portal Xataka citó un estudio de la Sociedad Europea de Cardiología que reveló que “irse a dormir entre las 22:00 y las 23:00 de la noche se asocia con un menor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca (y a otros problemas relacionados)”.

“El cuerpo tiene un reloj interno de 24 horas que llamamos ritmo circadiano y que ayuda a regular nuestro funcionamiento físico y mental. Si bien no podemos concluir la causalidad de nuestro estudio, los resultados sugieren que es más probable que la hora de acostarse temprano o tarde altere ese reloj corporal y esto traiga consecuencias negativas para la salud cardiovascular”, le explicó al portal el neurocientífico de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio, David Plans.

De hecho, mientras se duerme, cada órgano tiene una hora para recuperarse y el portal Suit Delux reveló que el horario es el siguiente:

  • “21:00-23:00: Se limpian: oxigenación, circulación y digestión.
  • 23:00-1:00: Vesícula biliar.
  • 1:00-3:00: el hígado pasa por esta fase de desintoxicación, siempre y cuando se esté en un sueño profundo.
  • 3:00-5:00: pulmones.
  • 5:00-7:00: colon.
  • 7:00-9:00: esta es la hora óptima en la que el intestino delgado absorbe nutrientes de una manera más eficaz”.

¿Cuáles son los efectos a la salud de no dormir lo suficiente?

La falta de sueño puede afectar negativamente el humor y el temperamento, así como la habilidad de concentración en las tareas cotidianas.

Asimismo, la doctora Stacy M. Peterson and Brooke L. Werneburg le explicaron a Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, que la falta de sueño influye en lo que se come y cuánto se come, dado que las hormonas se regulan durante el sueño y al faltar horas de sueño, las hormonas del hambre se descontrolan y eso aumenta la sensación de hambre y disminuye la saciedad.

Además, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la privación del sueño también puede afectar el estado de ánimo, lo que causa:

  • Problemas en sus relaciones, especialmente para niños y adolescentes.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

También puede afectar la salud física y los estudios muestran que no dormir lo suficiente, o dormir mal, aumenta el riesgo de:

  • Presión arterial alta.
  • Enfermedad del corazón.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Enfermedad del riñón.
  • Obesidad.
  • Diabetes tipo 2.
Estudio de la universidad de Arizona en Estados Unidos encontró los beneficios de dormir en pareja. Foto: Getty images.
El dormir ayuda a pensar con más claridad. - Foto: Foto: Getty images.

Por tal razón, la entidad señaló que algunos hábitos de sueño pueden ayudar a prevenir el insomnio y promover un sueño profundo como:

  • Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días, incluyendo los fines de semana.
  • Hacer actividad física, ya que la actividad regular promueve dormir mejor.
  • Revisar los medicamentos para ver si pueden contribuir al insomnio.
  • Evitar o limitar las siestas.
  • Evitar o limitar la cafeína y el alcohol, y no fumar.
  • Evitar las comidas y bebidas abundantes antes de acostarse.
  • Hacer que el dormitorio sea un lugar cómodo, y usarlo solamente para dormir.
  • Crear un ritual que relaje antes de dormir, como un baño tibio, leer o escuchar música suave.