Tendencias
Las manchas blancas en las uñas también son conocidas como leuconiquia. Foto: Getty images.
Las manchas blancas en las uñas también son conocidas como leuconiquia. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Esto dice el color de la uñas sobre el estado de salud

Es importante consultar a un médico en caso de notar cambios en el tono y textura de las uñas.

Las uñas de las manos pueden sufrir cambios en la tonalidad. Se debe prestar atención a esto, pues puede ser signo de enfermedades o afecciones. “Las uñas saludables suelen ser lisas y de un color uniforme. Los tipos específicos en la decoloración de las uñas y cambios en la tasa de crecimiento pueden indicar varias enfermedades pulmonares, cardíacas, renales y hepáticas, así como diabetes y anemia. Las manchas blancas y las crestas verticales son inofensivas”, explica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Por eso, portal especializado en salud Mejor con Salud explica menciona el significado de algunos cambios en el color de las uñas. Cabe resaltar que en caso de notarlos, es importante consultar a un médico para recibir el diagnóstico profesional adecuado e iniciar un tratamiento oportuno, según convenga.

Uñas blancas

Cuando esto ocurre casi las 3/4 parte de las uñas se han vuelto blancas. De acuerdo con el portal web esto puede deberse a una infección de la uña o a la disminución de sangre en ella. “Las uñas de Terry a veces pueden atribuirse al envejecimiento. En otros casos, las uñas de Terry pueden ser un signo de una afección subyacente grave, como enfermedad hepática, insuficiencia cardíaca congestiva, insuficiencia renal o diabetes”, señala Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Uñas amarillas

Una de las principales causas de las uñas amarillas es una infección por hongos. Asimismo, puede ser el resultado de la aplicación frecuente de esmaltes de uñas, sinusitis, tuberculosis e inflamación de la tiroides. “Algunas enfermedades, como la psoriasis, pueden ser muy similares a una infección de hongos de la uña. Los microorganismos como las levaduras y bacterias también pueden infectar las uñas. Informarse sobre la causa de la infección ayuda a determinar el mejor tratamiento”, recomienda Mayo Clinic.

También existe el síndrome de las uñas amarillas, el cual puede provocar la pérdida de la cutícula o el desprendimiento del lecho ungueal en algunas partes. Esta afección puede indicar enfermedades respiratorias o hinchazón de las manos.

Uñas marrones

Esta tonalidad en las uñas puede ser el resultado de la exposición a algunos productos químicos como esmaltes. Asimismo, puede indicar desnutrición en enfermedad de la tiroides.

Uñas negras- verdosas

Pueden ser el resultado de un crecimiento excesivo de bacterias pseudomonas.

Uñas color salmón

La superficie de la uña puede ser de una tonalidad salmón y puede deberse a tener piel psoriásica.

¿Cuándo consultar a un médico?

En caso de presentar los siguientes síntomas es importante consultar a un doctor:

  • Uñas azuladas.
  • Uñas deformes.
  • Uñas torcidas.
  • Crestas horizontales.
  • Uñas pálidas.
  • Líneas blancas.
  • Color blanco por debajo de la uña.
  • Hoyuelos en las uña.
  • Descamación en las uñas.
  • Dolor en las uñas.
  • Uñas encarnadas.

¿Cómo cuidar las uñas?

Una buena higiene es importante para prevenir afecciones en las uñas, ya sea de las manos o los pies. Aunque hay personas que destinan el cuidado a personas profesionales, también se pueden cuidar fácilmente en el hogar.

  • Lavarse las manos y los pies frecuentemente. Aplicar crema humectante luego del lavado de las uñas.
  • Cortar las uñas en forma recta. Limar las áreas gruesas y desinfectar cada una de las herramientas utilizadas para la limpieza de las uñas.
  • Mantener las uñas limpias y secas.
  • Cortar las uñas en línea recta y luego redondearlas suavemente en las puntas.
  • Aplicar crema humectante, especialmente en las cutículas.
  • Usar endurecedor de uñas para mantenerlas fuertes.
  • Utilizar medias que absorban el sudor.
  • Elegir zapatos que permitan que la piel del pie respire. Usar calzado fabricado con materiales que mantengan los pies frescos.
  • Se deben evitar usar zapatos viejos.
  • No utilizar esmalte de uñas ni uñas postizas.