bienestar

Estudio revela que las mujeres no duermen lo suficiente

Así mismo, son más propensas a tener una mala calidad del sueño.


El cuánto y cómo duerme el ser humano suele ser un tema de gran interés científico, ya que, según múltiples estudios, el dormir menos puede hacer que las personas sean más propensas a sufrir problemas metabólicos, endocrinos, inmunológicos y cognitivos. Entre cientos de análisis que se dan, surge una incógnita: ¿hay diferencias entre hombres y mujeres al dormir?

Los organismos de mujeres y hombres son muy diferentes en su funcionamiento, y este hecho se refleja en aspectos como los gustos, las habilidades de cada uno, la sensibilidad para ciertos temas, la propensión a enfermedades, los ciclos del cuerpo y hasta en la forma de dormir.

Frente a este último punto, recientemente se descubrió que las mujeres son únicas hasta en su forma de dormir. Según un estudio realizado recientemente por Emma Sleep, ellas no duermen el tiempo suficiente que necesita su cuerpo para recuperarse.

Esto se debe principalmente a que son más propensas que los hombres a tener mala calidad de sueño. Así mismo, en muchas ocasiones, estas diferencias se dan desde un aspecto biológico, y otras por las diferentes cargas y responsabilidades (familiares o laborales) que afectan su día a día.

Como seres humanos, la necesidad de dormir es la misma para restaurar el cerebro y el cuerpo, no obstante, por cuestiones biológicas la mujer presenta algunas diferencias a la hora de mantener el sueño, que hacen que este lapso de descanso sea menor.

Según la investigación realizada por la Universidad Loughborough de Inglaterra -en la que se encuestaron a 210 hombres y mujeres de la misma edad-, se encontró que las mujeres requieren 20 minutos más de tiempo en dormirse que los hombres. Según lo planteado por los investigadores, esto se debe a la flexibilidad que poseen las mujeres para desarrollar diferentes tareas a la vez.

Una de las causas puede ser la temperatura corporal de las mujeres, ya que suele variar más que la de los hombres, esto se debe a los procesos hormonales que enfrentan sus cuerpos, como la menopausia y la menstruación.

Apoyada en la Universidad Loughborough, Emma Sleep, empresa alemana especializada en la fabricación de colchones y otros productos del descanso, realizó una investigación para inicios de 2022 en la que encuestaron a alrededor de 1.000 personas en cada uno de los siguientes países: Francia, Alemania y Reino Unido.

“Nuestros datos muestran diferencias significativas entre mujeres y hombres. Mientras que solo el 22 % de los que se quejan de sudores nocturnos tres o más veces por semana son hombres, el 77 % son mujeres. Esto también demuestra que este tipo de problema es más común en las mujeres”, dice el resultado de esta firma.

Por ello, los expertos sugieren que es necesario o conveniente para la mujer, usar productos de dormir con buena ventilación y materiales que garanticen la absorción de la humedad y así mismo propiciar un buen clima para dormir.

Por otra parte, es bien sabido que quienes duermen mucho o quienes duermen muy poco pueden presentar problemas de salud, pero la falta de sueño en realidad puede ser la causa o un síntoma de una vida poco balanceada. El último estudio realizado por Emma Sleep arroja un resultado preocupante sobre el dormir de la mujer.

“Nuestros datos sugieren que las mujeres tienen la peor calidad de sueño en general, que los hombres. Sorprendentemente, el 8 % de las mujeres entrevistadas tienen una mala calidad del sueño. Por el contrario, sólo el 4 % de los hombres entrevistados tienen una calidad de sueño similarmente inferior”, explicó la empresa.

Según el estudio ya mencionado, se estableció que el 60,4 % de las mujeres presenta ansiedad luego de pasar una noche sin dormir, mientras que el 39,4 % de los hombres manifiesta sentirse ansioso tras una noche inquieta. De hecho el 58,4 % de las mujeres suele despertarse más de tres noches por semana, quiere decir que un poco más de la mitad de las mujeres encuestadas tiene un sueño fragmentado.

Las mujeres y los hombres son iguales, pero en la actualidad existen diferencias importantes a la hora de dormir y descansar completamente. Por salud, calidad de vida y desarrollo pleno, es necesario que tanto hombres y mujeres mantengan un mejor dormir, el cual pueden propiciar mejorando sus hábitos de sueño.