vida moderna

Gafas o lentes de contacto: ¿cuándo y en qué casos es mejor usar cada uno para mejorar la visión?

La visión es uno de los sentidos más utilizados.


Algunas personas tienen problemas de visión y para corregirlos se pueden usar gafas recetadas o lentes de contacto que también deben ser recetados por un especialista, y la elección depende de las preferencias personales.

Por ejemplo, la Academia Americana de Oftalmología indicó en su portal web que hay muchos tipos de lentes. Anteojos de monovisión: son lentes para un solo propósito diseñados para ayudar a ver ya sea de cerca o de lejos. Anteojos multifocales: corrigen tanto la visión de cerca como la visión a distancia (todo en el mismo lente). Una porción está enfocada para visión a distancia mientras que la otra está enfocada para visión de cerca, como leer.

Los lentes de contacto son discos delgados y transparentes de plástico que se usan en el ojo para mejorar la visión. Los lentes de contacto flotan sobre la película lagrimal que cubre la córnea.

“Al igual que los anteojos, los lentes de contacto corrigen los problemas de visión causados por errores refractivos. Un error refractivo sucede cuando el ojo no refracta (dobla o enfoca) la luz apropiadamente dentro del ojo, produciendo una imagen borrosa”, explicó la academia.

¿Cuáles son los tipos diferentes de los errores de refracción?

Los tipos más comunes de los errores de refracción son la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia, según el Instituto Nacional del Ojo que es parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

La miopía es un trastorno en que los objetos cercanos se ven con claridad, mientras que los objetos lejanos se ven borrosos. Con la miopía, la luz se enfoca delante de la retina en vez de hacerlo sobre la retina.

La hipermetropía (también llamada hiperopía) es un tipo de error de refracción común con el que se puede ver los objetos distantes con mayor claridad que los objetos cercanos. Sin embargo, las personas experimentan la hipermetropía de formas diferentes. Puede que algunas personas no noten ningún problema con su visón, especialmente cuando son jóvenes. Mientras para las personas con una hipermetropía considerable, la visión puede ser borrosa para objetos a cualquier distancia, sean de cerca o de lejos.

El astigmatismo es un trastorno en el que el ojo no enfoca la luz de forma pareja sobre la retina, el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo. Esto puede hacer que las imágenes se vean borrosas o alargadas.

La presbicia es una condición relacionada con la edad en la que la capacidad de enfocar de cerca se vuelve más difícil. A medida que el ojo envejece, el cristalino ya no puede cambiar de forma lo suficiente para permitir que el ojo enfoque en los objetos cercanos con claridad.

La biblioteca reveló otros tips que pueden prevenir problemas oculares y de visión como, por ejemplo:

1. Usar lentes de sol para proteger los ojos. La exposición al sol puede dañar los ojos y aumentar el riesgo de cataratas y degeneración macular relacionada con la edad. Por ende hay que proteger los ojos con gafas de sol que bloqueen el 99 al 100 % de la radiación UVA y UVB.

2. Usar lentes de seguridad cuando se esté martillado, puliendo o utilizando herramientas eléctricas.

3. No fumar. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), si una persona fuma tiene el doble de probabilidad de tener degeneración macular asociada a la edad en comparación con una persona que no fuma. Además, los fumadores tienen de dos a tres veces más probabilidades de tener cataratas que una persona que no fuma.

Ojo - visión
Algunas enfermedades de los ojos pueden conducir a pérdida de la visión. - Foto: Getty Images

4. Limitar la cantidad de alcohol que se bebe.

5. Mantener un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de desarrollar diabetes. La diabetes puede ser una causa de contraer retinopatía diabética o glaucoma.

6. Mantenga la presión arterial y el colesterol bajo control.

7. Si se tiene diabetes, mantener el azúcar en la sangre bajo control.

8. Comer alimentos ricos en antioxidantes, como verduras de hoja verde.