Tendencias
Durante la digestión se pueden acumular gases en el organismo.
Durante la digestión se pueden acumular gases en el organismo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Gases estomacales: ¿qué pasa si se retienen?

Es importante evitar los alimentos que los provocan.

El gas se forma en el colon cuando las bacterias fermentan los hidratos de carbono que no van al intestino delgado. Luego, las bacterias consumen parte de se gas y el restante se libera cuando atraviesa el ano.

De acuerdo con los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, algunos alimentos ricos en fibra como las frutas, verduras, cereales integral es y guisantes pueden causar gases.

“Su estómago e intestino delgado no digieren completamente algunos de los carbohidratos, azúcares, almidones y fibra, de los alimentos que consume. Los carbohidratos que no se han digerido pasarán al intestino grueso, el cual contiene bacterias. Estas bacterias descomponen los carbohidratos sin digerir y, en el proceso, crean gases”, explican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Expulsar los gases entre 13 y 21 veces al día es considerado como normal. Sin embargo, cuando el gas no se mueve correctamente a través de los intestinos puede causar malestar.

Mejor con Salud, portal especializado en salud y cuidado personal, explica que retener los gases puede causar afectaciones. Una de las consecuencias de hacerlo es que se puede presentar dolor abdominal, hedor intenso, dolor de estómago e inflamación del abdomen.

Los síntomas de los gases incluyen :

  • Eructos.
  • Expulsión de gases.
  • Dolor, calambres o una sensación de nudo en el abdomen.
  • Sensación de saciedad o presión en el abdomen (inflamación).
  • Aumento visible del tamaño del abdomen (distensión).

¿Cuándo consultar a un médico?

Es importante prestara atención a los siguientes síntomas y consultar a un doctor para recibir la atención profesional adecuada e iniciar un tratamiento oportunamente:

  • Los síntomas de los gases cambian.
  • Los síntomas molestan.
  • Se presentan otros síntomas como estreñimiento, diarrea o pérdida de peso.
  • Heces con sangre.
  • Cambios en las deposiciones.

Los gases también pueden ser causados por afecciones médicas como síndrome del intestino irritable, estreñimiento o intolerancias alimenticias.

Estreñimiento

Cuando a las personas se les dificulta ir al baño y realizar menos de tres deposiciones a la semana, significa que tienen estreñimiento (constipación). Esta afección puede ser algo ocasional, pero en algunas personas puede ser crónico, lo cual dificulta muchas de sus actividades diaria, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, este padecimiento se evidencia porque la persona empieza a sentir distensión abdominal y dolor o tiene que hacer un mayor esfuerzo cuando va al baño.

El estreñimiento tiene muchas causas posibles. En algunas ocasiones se produce cuando las heces fecales se mueven muy lentas a través del tracto digestivo o no pueden eliminarse del recto eficazmente, lo que hace que se sequen y se endurezcan.

Colon irritable

Los médicos aún no conocen la causa exacta de este síndrome. En cada persona, los síntomas pueden variar y durar por un período de tiempo largo. Medline Plus, sitio web de a Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, menciona los más comunes:

  • Dolor, cólicos o hinchazón en el abdomen relacionados con la evacuación intestinal.
  • Cambios en el aspecto de las heces.
  • Cambios en la frecuencia con la que se evacúan los intestinos.
  • Aumento de gases.
  • Hinchazón.
  • Mucosidad en las heces.

En caso de presentar síntomas, lo recomendable es consultar a un médico para recibir la asesoría profesional adecuada e iniciar un tratamiento oportunamente. “El doctor le puede recomendar cambios en su dieta para ayudar a tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Los cambios pueden incluir comer más fibra, evitar el gluten o seguir una dieta especial llamada dieta baja en FODMAP”, indican los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).