ciencia

Hallan fósil completo de dinosaurio hembra embarazada en un glaciar derretido

El hallazgo se realizó en la zona del glaciar Tyndall de la Patagonia chilena.


El fósil completo de una hembra de ictiosaurio preñada ha sido descubierto en la roca expuesta de un glaciar que se está derritiendo en lo profundo de la Patagonia chilena.

En una expedición liderada por la Universidad de Magallanes (Umag) en la zona del glaciar Tyndall de la Patagonia chilena durante marzo y abril de 2022, dentro de los límites del Parque Nacional Torres del Paine, los restos intactos fueron recuperados delicadamente utilizando un helicóptero, informa la Universidad de Manchester, que participó en la investigación.

Apodado Fiona, el ictiosaurio –primero excavado completo en Chile– es una hembra preñada de 4 metros de largo, que contiene varios embriones, el cual fue descubierto inicialmente en 2009 por la paleontóloga de Magallanes e investigadora del Centro de Investigaciones Antárticas Gaia, Umag, Dra. Judith Pardo-Pérez.

Dada la naturaleza remota del hallazgo, que requería una caminata de 10 horas o un paseo a caballo para llegar al sitio, recolectar este espécimen de vital importancia no fue una tarea fácil. Solo fue posible gracias al financiamiento proporcionado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Chile (Anid).

El excepcional ictiosaurio es la única hembra preñada del período Valanginiano-Hauteriviano (entre 129 y 139 millones de años del Cretácico Inferior) registrada y extraída en el planeta. “Con cuatro metros de largo, completa y con embriones en gestación, la excavación ayudará a brindar información sobre su especie, sobre la paleobiología del desarrollo embrionario y sobre una enfermedad que la afectó durante su vida”, dijo la Dra. Pardo-Perez

Esta es la razón de los diminutos brazos del T. Rex

El Tyrannosaurus rex evolucionó con brazos llamativamente cortos para evitar la amputación cuando una manada de ellos se agolpara sobre un cadáver con sus enormes cabezas y dientes trituradores de huesos.

Esta es la explicación que el paleontólogo de la UC Berkeley Kevin Padian ofrece finalmente a la recurrente pregunta de sus alumnos durante décadas sobre la razón de la singular anatomía de las extremidades superiores de este icónico dinosaurio depredador.

Por lo general, enumeraba una variedad de hipótesis propuestas por los paleontólogos (para el apareamiento, para sujetar o apuñalar a la presa, para volcar un Triceratops), pero sus estudiantes, que generalmente miraban una réplica de tamaño natural a la cara, seguían dudosos. La respuesta habitual de Padian era: “Nadie lo sabe”.

Stan, uno de los fósiles de Tyrannosaurus rex más grandes y completos descubiertos, está en exhibición el martes 15 de septiembre de 2020 en Christie's en Nueva York. (Foto AP / Mary Altaffer)
Stan, uno de los fósiles de Tyrannosaurus rex más grandes y completos descubiertos, está en exhibición el martes 15 de septiembre de 2020 en Christie's en Nueva York. (Foto AP / Mary Altaffer) - Foto: AP

Pero también sospechaba que los académicos que habían propuesto una solución al enigma lo habían abordado desde una perspectiva equivocada. En lugar de preguntar para qué evolucionaron los brazos cortos del T. Rex, dijo Padian, la pregunta debería ser qué beneficio fueron esos brazos para todo el animal.

En un artículo que aparece en la edición actual de la revista Acta Palaeontologia Polonica, Padian plantea una nueva hipótesis: los brazos del T. Rex se encogieron para evitar la amputación accidental o intencional cuando una manada de T. Rex descendió sobre un cadáver con sus enormes cabezas y dientes trituradores de huesos. Un T. Rex de 14 metros de largo, por ejemplo, podría haber tenido un cráneo de 1,7 de largo, pero brazos de solo un metro de largo, el equivalente a un humano de dos metros con brazos de 12 centímetros.

¿Qué pasaría si varios tiranosaurios adultos convergieran en un cadáver? Tienes un montón de cráneos masivos, con mandíbulas y dientes increíblemente poderosos, desgarrando y masticando carne y huesos justo a tu lado. ¿Qué pasa si tu amigo piensa que te estás acercando demasiado? Podrían advertirte que te alejes cortándote el brazo”, dijo Padian, profesor emérito de biología integrativa en la Universidad de California (UC), Berkeley, y curador del Museo de Paleontología de la UC (UCMP).

“Entonces, podría ser un beneficio reducir las extremidades anteriores, ya que de todos modos no las estás usando en la depredación. Las heridas graves por mordedura pueden causar infección, hemorragia, ‘shock’ y, finalmente, la muerte”, dijo.

Padian señaló que los predecesores de los tiranosáuridos tenían brazos más largos, por lo que debe haber una razón por la que se redujeron tanto en tamaño como en movilidad articular. Esto habría afectado no solo a T. Rex, que vivieron en América del Norte a finales del período Cretácico, dijo, sino a los abelisáuridos africanos y sudamericanos del Cretácico medio y los carcarodontosáuridos, que se extendieron por Europa y Asia en el período temprano y medio del Cretácico y que eran incluso más grandes que el T. Rex.

“Todas las ideas que se han presentado sobre esto no se han probado o son imposibles porque no pueden funcionar”, dijo Padian. “Y ninguna de las hipótesis explica por qué los brazos se harían más pequeños; lo mejor que podrían hacer es explicar por qué mantendrían el tamaño pequeño. Y en todos los casos, todas las funciones propuestas habrían sido mucho más efectivas si los brazos no se hubieran reducido”.

Admitió que cualquier hipótesis, incluida la suya, será difícil de corroborar 66 millones de años después de que se extinguiera el último T. Rex.