vida moderna

“Hay algo más que no comprendemos”: jefe de inteligencia de EE. UU. sobre ovnis

Un informe del Gobierno de Estados Unidos acerca del avistamiento de ovnis indicó que estos pueden ser un riesgo para la seguridad.


Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional de EE. UU., se refirió el pasado miércoles al tema de los avistamientos de objetos voladores no identificados. La experta admitió que los analistas de las agencias bajo su cargo aún no consiguen entender del todo la naturaleza de muchos de estos fenómenos percibidos por los militares de ese país.

Siempre está la pregunta de ¿hay algo más que simplemente no comprendemos, que podría venir de forma extraterrestre?”, dijo la alta funcionaria en medio del evento Our Future in Space (Nuestro futuro en el espacio), llevado a cabo en la catedral nacional de Washington.

La funcionaria estadounidense también fue consultada sobre la posibilidad de vida alienígena con relación al informe sobre avistamiento de ovnis o fenómenos aéreos no identificados (UAP, por sus siglas en inglés) publicado por su oficina en junio.

En dicho informe, expertos estudiaron 144 incidentes inexplicables apreciados por personal militar estadounidense entre 2004 y 2021 y lo único que pudieron concluir es que en la mayoría de los casos se trató de “objetos físicos”, teniendo en cuenta que fueron registrados por sensores y radares infrarrojos y electro-ópticos y percepción visual.

No obstante, los expertos establecieron en dicho informe no haber logrado determinar la naturaleza de los fenómenos. Por lo tanto, en línea con ello, Avril Haines dijo: “Estábamos bastante seguros de que no íbamos a llegar a describir cada uno de estos (reportes de UAP) en las distintas categorías que identificamos, porque francamente no fuimos capaces de entenderlo todo”.

Sin embargo, lamentó que no exista “una forma consistente de comunicar” la información relativa a este tipo de avistamientos y reconoció la necesidad de mejorar recopilación de los datos provenientes de los sensores que la inteligencia tiene a su disposición y que se profundice más en el material recolectado.

“Las principales cuestiones que han preocupado al Congreso y a otros son la seguridad de los vuelos y los problemas de contrainteligencia”, agregó Haines en relación al tema de los UAP.

El escritor, físico y científico Mark Buchanan publicó en meses pasados un artículo en el que aseguró que “ponerse en contacto con extraterrestres podría acabar con toda la vida en la Tierra”, razón por la cual los humanos deberían dejar de intentar establecer encuentros con entidades o fenómenos espaciales no identificados hasta el momento.

De acuerdo con el experto, contactar con otras civilizaciones extraterrestres podría resultar “extremadamente peligroso” para la humanidad, debido a que estas serían “mucho más avanzadas” que las civilizaciones humanas, ya que la mayoría de estrellas que componen nuestra galaxia son mucho más antiguas que el Sol.

El artículo de Buchanan, publicado por The Washington Post, también sugirió que muchas de las civilizaciones extraterrestres “probablemente habrían dado pasos significativos para comenzar a explorar y, posiblemente colonizar, la galaxia”.

Ahora bien, sobre el interrogante que planteó sobre el por qué los humanos aún no tienen pruebas de la existencia de extraterrestres, el científico expuso que probablemente era porque los alienígenas son tan ajenos a nuestra vida y se diferencian tanto de nosotros que “sencillamente no podemos interactuar con ellos”.

Sin embargo, lo más probable es que todos deberíamos estar agradecidos de que todavía no tenemos ninguna evidencia de contacto con civilizaciones alienígenas. Intentar comunicarse con extraterrestres, si es que existen, podría ser extremadamente peligroso para nosotros. Necesitamos averiguar si es prudente, o seguro, y cómo manejar tales intentos de manera organizada”, aseguró el experto.

En ese sentido, Buchanan consideró que será necesario avanzar lo antes posible en materia regulatoria para este tipo de exploraciones, tanto a nivel del los marcos jurídicos nacionales como internacionales, dado que la búsqueda de extraterrestres ha alcanzado una etapa de sofisticación tecnológica que requiere supervisión.

“(...) Incluso una persona, con acceso a una poderosa tecnología de transmisión, podría tomar acciones que afecten el futuro de todo el planeta”, advirtió el científico.