vida moderna

Hígado graso: ¿Cómo aliviarlo con el consumo de arándanos?

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo humano y participa ampliamente en la digestión de los alimentos.


La enfermedad por hígado graso, como su nombre lo indica, es una afección en la que se acumula grasa en este órgano. De acuerdo con información de MedlinePlus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, esta condición puede dividirse en dos tipos: hígado graso simple y esteatosis hepática no alcohólica.

Como punto de partida, es importante entender que el hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo humano, así mismo, es uno de los más importantes, ya que ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. Respecto al hígado graso simple, este se presenta cuando hay grasa en el hígado, causando inflamación o daño celular. Generalmente, esta afección no llega a ser demasiado seria como para causar un daño grave en el hígado, sin embargo, es esencial consultar con un especialista médico para evaluar factores de riesgo y establecer el tratamiento adecuado.

Ahora, frente a la esteatosis hepática no alcohólica, esta ocasiona daños en las células del hígado y, por supuesto, presenta grasa en el órgano. El daño celular y la inflamación puede causar fibrosis o cicatrización del hígado, además, puede derivar en cirrosis o cáncer de hígado. En este caso es aún más importante acudir al doctor.

¿Qué factores aumentan el riesgo de padecer enfermedad por hígado graso?

Aunque no se conoce la causa del hígado graso, los investigadores han encontrado que es más común en las personas que presentan las siguientes condiciones:

  • Diabetes tipo 2 y prediabetes.
  • Obesos.
  • De mediana edad o mayores (aunque los niños también pueden sufrirla).
  • Hispanos, seguidos por blancos no hispanos. Es menos común en afroamericanos.
  • Con altos niveles de lípidos (grasas) en la sangre, como colesterol y triglicéridos.
  • Tienen presión arterial alta.
  • Toman ciertos medicamentos, como los corticoides y algunas medicinas contra el cáncer.
  • Tienen ciertos trastornos metabólicos, incluyendo síndrome metabólico.
  • Pierden peso muy rápido.
  • Tienen ciertas infecciones como la hepatitis C.
  • Han estado expuestos a algunas toxinas.

¿Arándanos para la salud del hígado?

Un artículo publicado en la revista Blueberries Consulting menciona que científicos de la Universidad de Coímbra, en Portugal, encontraron que el consumo continuado de arándanos tiene un fuerte impacto hepático.

“El consumo continuado de arándanos, en dosis diarias de unos 240 gramos, tiene un fuerte impacto en el hígado, brindando pistas importantes para orientar su consumo saludable y seguro”, indica el estudio publicado en la revista Pharmaceutics. El objetivo inicial de la investigación era evaluar los posibles efectos beneficiosos del jugo de arándanos en el contexto de la prediabetes.

Según explicaron los coordinadores del estudio, Flávio Reis y Sofia Viana, del Instituto de Investigaciones Clínicas y Biomédicas de Coímbra (ICBR), resultaba pertinente percibir el impacto del consumo de arándanos a largo plazo, teniendo en cuenta su composición fitoquímica.

Para ello, los investigadores evaluaron un conjunto de parámetros metabólicos, con énfasis en el hígado, y particularmente en las funciones mitocondriales, en ratas adultas sometidas durante 14 semanas a un consumo regular de jugo de arándano natural (equivalente en un hombre a un vaso y medio) de jugo por día). Se observó que en ratas prediabéticas “existía una protección frente a la esteatosis hepática (acumulación de grasa en el hígado) y un impacto enorme a nivel de las mitocondrias”, detalló Sara Nunes, estudiante de doctorado en el alcance de este proyecto, citada por Blueberries Consulting

En el caso de ratas sanas, se encontró “que el consumo de jugo de arándano no tuvo impacto en el perfil metabólico y no hubo cambios a nivel intestinal. Sin embargo, el impacto hepático fue sorprendente, particularmente en la función mitocondrial, similar al efecto de una dieta alta en calorías“, agregó Nunes.

En vista de que el estudio fue desarrollado en ratas, aún se requiere mayor evidencia para determinar su impacto en humanos. No obstante, investigaciones previas sugieren numerosas cualidades asociadas a los arándanos. Por ejemplo, el portal especializado en salud CuerpoMente destaca que los ácidos orgánicos elágico, cloragénico y cumárico presentes en este fruto refuerzan el efecto anticancerígeno, especialmente frente a los tumores de estómago, hígado, colon y piel.

Para las personas que padecen enfermedad del hígado graso, MedlinePlus recomienda consumir una dieta saludable, limitando la sal y el azúcar. Así mismo, aconseja comer frutas, verduras y granos integrales.