Tendencias
El ibuprofeno es uno de los medicamentos más utilizados para tratar dolores. Foto: Getty images.
El ibuprofeno es uno de los medicamentos más utilizados para tratar dolores. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

salud

Ibuprofeno: estos son los problemas para la salud que podría causar su consumo en exceso

Este medicamento antiinflamatorio se usa para aliviar la fiebre y tratar el dolor leve o moderado en diferentes partes del cuerpo.

El ibuprofeno es un analgésico que se puede obtener sin receta médica y que se utiliza para tratar la fiebre, la hinchazón, el dolor y el enrojecimiento, al impedir que el cuerpo elabore sustancias que causan inflamación, precisa el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Este es uno de los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) más comunes y si bien en las dosis adecuadas se considera seguro; dado que es de venta libre, en muchas ocasiones se abusa de su consumo y esto puede ocasionar diversas complicaciones al organismo.

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos dice que el ibuprofeno se encuentra en el advil, medipen, midol, motrin, nuprin, pamprin IB, pediaProfen y rufen. “Las personas que toman medicamentos antiinflamatorios no esteroides (distintos de la aspirina) como ibuprofeno, pueden tener un riesgo más alto de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral que quienes no toman estos medicamentos”, precisa la citada fuente.

Los expertos aseguran que este riesgo puede ser mayor para las personas que toman AINE durante mucho tiempo y una de las recomendaciones es que quien haya sufrido un ataque cardíaco recientemente, no tome este medicamento a menos que se lo indique su médico.

Los antiinflamatorios como el ibuprofeno, en general son seguros, pero no se dbe exceder su consumo. - Foto: Archivo SEMANA

También es importante informarle al especialista si la persona o alguien de su familia tiene o alguna vez ha tenido enfermedad cardíaca, ataque cardíaco o derrame cerebral, si fuma y si tiene o si ha tenido colesterol alto, presión arterial alta o diabetes.

Una investigación publicada en la revista médica Journal of the American College of Cardiology concluyó que existe un mayor riesgo de sufrir infartos y mayores posibilidades de sangrado entre aquellas personas que combinan la ingesta de anticoagulantes orales e ibuprofenos.

Los científicos también advirtieron de los riesgos de sufrir un ictus isquémico. Esto puede presentarse si se mezcla el ibuprofeno con otros medicamentos como el meloxicam, el naproxeno, el diclofenaco o el ketorolac. Las mujeres embarazadas tampoco deberían consumirlo, ni quienes tienen padecimientos en órganos como el hígado o los riñones o que enfrentan problemas de úlceras.

Diversos efectos

Un artículo publicado en el medio digital Business Insider indica que la ingesta en exceso de este medicamento también puede ocasionar problemas gastrointestinales, debido a la pérdida de la barrera protectora del estómago.

Ibuprofeno
El ibuprofeno en exceso puede generar problemas cardiovasculares. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Al respecto, la Biblioteca Nacional de Medicina asegura que los AINE como el ibuprofeno pueden causar úlceras, sangrado o perforaciones en el estómago o los intestinos si no se toman en las dosis adecuadas y por un tiempo prudente. Estos problemas se presentan en cualquier momento durante el tratamiento, darse sin síntomas de advertencia e incluso poner en riesgo la vida.

De acuerdo con los especialistas, los inconvenientes pueden ser mayores para las personas que toman AINE durante mucho tiempo, que tienen una edad avanzada, tienen mala salud o que beben tres o más bebidas alcohólicas al día mientras toman ibuprofeno.

¿Cómo tomarlo?

El ibuprofeno puede ser recetado o de venta libre. “Por lo general se toma de tres o cuatro veces al día para la artritis, o cada cuatro o seis horas según sea necesario para calmar el dolor”, precisa la mencionada institución. También explica que, en general, los adultos y niños mayores de 12 años pueden tomar el ibuprofeno de venta libre cada cuatro a seis horas, según sea necesario, para el dolor o la fiebre. Sin embargo, lo mejor siempre es consultar la dosis adecuada con el médico.

Los expertos recomiendan dejar de tomar ibuprofeno y buscar ayuda médica si la persona experimenta alguno de los siguientes síntomas: dolor de estómago, acidez estomacal, vómitos con sangre o con aspecto de café molido, sangre en las heces o heces negras y alquitranadas. También si presenta dolor de pecho, dificultad para respirar, debilidad en una parte o lado del cuerpo o dificultad para hablar.