Tendencias
Existen afecciones relacionadas.
Existen afecciones relacionadas con las lágrimas de sangre. - Foto: Getty Images

vida moderna

La afección que produce lágrimas de sangre

Hay argumentos científicos sobre este síntoma poco común.

Aunque pareciera irreal llorar lágrimas de sangre, es cierto que es una condición que aún los médicos no explican a ciencia cierta. Sin embargo, uno de los relatos que se conocen sobre la posibilidad de que el cuerpo excrete sangre es el texto bíblico de Lucas 22:44: “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor, como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”.

No obstante, aunque no es el único caso relacionado, existe uno no muy común: la posibilidad de llorar sangre.

La ciencia relata que sí es posible y se le conoce como hemolacria, que, de acuerdo con el portal de salud Healthline, es la combinación de agua y sangre.

Las posibles causas de este síntoma, que no es recurrente, pueden ser:

  • Una alta presión arterial.
  • Melanoma.
  • Lesiones conjuntivales.
  • Traumas.
  • Hemorragias nasales.
  • Granuloma piógeno.

Es importante aclarar que aún no se conoce con exactitud por qué se desarrolla, por lo que puede aparecer y desaparecer sin necesidad de relacionarse con cualquiera de las anteriores afecciones.

Foto referencia sobre llorar
Foto referencia sobre llorar - Foto: Getty Images

Hematohidrosis

Tal y como se indicó anteriormente, según cuentan las escrituras bíblicas, Cristo tuvo un episodio de hematohidrosis que básicamente se refiere a la sudoración de sangre, que pude ser antesala de dolores de cabeza o dolores abdominales, ente otros.

Aunque no es frecuente observar este tipo de casos, la revista de Intec Ciencia & Salud en un artículo titulado “A propósito de un caso: La niña que suda sangre - Un caso raro de hematohidrosis”, escrito por Zuleika Morillo, Wirson Ureña Correa, Deseado S. Guzmán, Yosira Ortiz, el 26 de julio de 2019, describen el caso de una menor de 13 años que por más de 7 meses presentó un cuadro de sangrado en su boca, en sus ojos, cabeza y hasta sus dedos que se hizo más evidente cuando cumplía con su menstruación que con diferentes estudios como la in glicemia, el hemograma, el hepático, entre otros, concluyeron que el estrés era un factor que incidía en esta afección que en su momento no tenía un tratamiento posible.

Concluyendo, la investigación “Hematohidrosis: un fenómeno clínico raro”, publicada por Indian Journal of Dermatology, escrito por HR Jerajani y Bhagyashri Jaju, expone los argumentos religiosos y los que no lo son sobre esta afección, siendo esta última basada en un esfuerzo excesivo, psicogénico y, quizá, por la menstruación vicaria.

No obstante, se recomienda siempre consultar con un profesional de la salud para descartar cualquier tipo de afección.

acoso y abuso sexual contra unas niñas jugadoras
Foto referencia sobre estrés. - Foto: Getty Images

El ciclo menstrual

De acuerdo con la Clínica Mayo, el ciclo menstrual es una “serie de cambios que el cuerpo de la mujer experimenta todos los meses en preparación para la posibilidad de un embarazo”, es decir, que mensualmente los ovarios le dan libertad a un óvulo, conocido este proceso como ovulación.

De igual manera, señala que el cuerpo se prepara con cambios hormonales, incluido el útero, para un posible embarazo. Entre tanto, si hay ovulación, pero el óvulo no es fertilizado, “el tejido que recubre el útero” es expulsado, y es este el periodo menstrual.

“Cada mes, uno de los ovarios libera un óvulo en un proceso llamado ovulación. Al tiempo, se producen cambios hormonales que preparan al útero para el embarazo. Si se produce la ovulación, pero no se fertiliza el óvulo, el tejido que recubre el útero se expulsa a través de la vagina. Este es el periodo menstrual”, explica la entidad.

La Clínica señala que la menstruación no es igual para todas las mujeres y esto puede ocurrir cada 21 días a 35; y durar de 2 a 7 días, de acuerdo con el organismo de cada mujer.