belleza

La fruta que ayuda a estimular el colágeno y a cuidar la piel

El colágeno es la sustancia responsable de la elasticidad y firmeza de la piel.


El cuerpo produce el colágeno a partir de la combinación de aminoácidos, que son nutrientes que están contenidos en los alimentos ricos en proteínas, junto con otros elementos como la vitamina C, el zinc y el cobre. Esta sustancia es una de las más importantes para el cuerpo, porque se trata de una proteína estructural que permite el buen funcionamiento de huesos, dientes, músculos, piel, articulaciones y algunos tejidos conectivos.

Según la doctora Lorea Bagazgoitia, en su libro Lo que dice la ciencia sobre el cuidado de la piel, el colágeno es responsable de la elasticidad y firmeza de la piel. No obstante, cuando pasan los años, el organismo disminuye la producción de colágeno, generando efectos colaterales en la piel, como la disminución del brillo e hidratación natural.

Por esta razón, el consumo de una dieta saludable es indispensable para aumentar la producción de colágeno en la piel. Entre las frutas que los expertos recomiendan consumir para el cuidado de la piel es la mandarina, que es un fruto cítrico rico en vitamina C, flavonoides, betacaroteno y aceites esenciales. De acuerdo con la revista Cuerpo y Mente, un par de mandarinas cubren aproximadamente la mitad de las necesidades diarias de vitamina C y el 10 % del betacaroteno o provitamina A.

Además, la mandarina contiene folatos, los cuales intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, la síntesis de material genético y la formación de anticuerpos. También aporta calcio y magnesio y, en menor cantidad, hierro, zinc y fósforo. Por otro lado, las mandarinas se destacan por su gran cantidad de vitaminas E y B12, claves para fomentar el crecimiento del cabello. En concreto, la vitamina B12 es la encargada de frenar la salida de las canas.

Beneficios de la mandarina para el cuidado de la piel

  • Mejora el tono de la piel: La mandarina contiene vitamina C y E, nutrientes que no solo mejorar el tono de la piel, sino también su aspecto. “Estos dos elementos proporcionan en gran medida la regulación de la tez, y la reproducción de colágeno necesario para el aspecto delicado y joven de este gran y sensible órgano: la piel”.
  • Cura heridas cutáneas: Gracias al aceite que se concentra y se desprende la piel de la mandarina, se pueden curar heridas no profundas en la piel. Así mismo, la cáscara de la mandarina desinfecta y ayuda al crecimiento de nuevas células y tejidos.
mascarilla de harina y leche
El colágeno es la sustancia responsable de la elasticidad y firmeza de la piel. - Foto: Getty Images
  • Evita el envejecimiento prematuro: Según varios estudios, el principal efecto antioxidante de los fenólicos incluye la eliminación de radicales libres, que son sustancias muy inestables químicamente que reaccionan con facilidad para encontrar su estabilidad.

De este modo, el portal Mejor con Salud explica algunas mascarillas caseras a base de mandarina que son una gran alternativa para mantener una piel sana y con buen aspecto.

Crema blanqueadora

Ingredientes:

  • Media taza de leche caliente
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 rebanada de pan
  • 1 mandarina

Preparación:

  • Inicialmente, debe extraer el zumo de la mandarina para mezclarlo con la leche caliente y luego añada los trozos de pan junto con la cucharada de levadura.
  • Después debe mezclar los ingredientes hasta obtener un tipo de pasta o crema.
  • Aplique en el rostro durante 20 minutos y enjuague con abundante agua. Cabe mencionar que la aplicación de esta mascarilla se debe hacer únicamente en la noche.

Mascarilla para combatir la resequedad de la piel

Ingredientes:

  • 1 mandarina
  • Avena
  • Miel
  • Aceite de oliva

Preparación:

  • Agregue en un recipiente el jugo de la mandarina y adicione cinco cucharadas de avena, dos de miel y una de aceite de oliva. Luego mezcle los ingredientes hasta obtener una pasta viscosa.
  • Al obtener esta crema, aplíquela en todo el rostro haciendo movimientos circulares y, deje actuar por 20 minutos.
  • Finalmente, enjuague el rostro con agua fría e hidrate el rostro con una crema protectora.