vida moderna

La planta medicinal que ayuda a combatir el acné

Gracias a sus propiedades antisépticas, el tomillo será de gran ayuda para contrarrestar el acné.


Según un artículo científico publicado por la Universidad Nacional de Asunción de Paraguay, el acné es una enfermedad multifactorial que afecta a más de 40 millones de personas a nivel mundial, con mayor intensidad a jóvenes en la etapa de la adolescencia.

Cuando en la piel aparecen imperfecciones como el acné o las espinillas, el afectado puede llegar a sentir incomodidad tanto física como psicológica, debido a que es una de las tantas condiciones estéticas que generan inseguridades y bajas en la valiosa autoestima.

La piel es uno de los órganos más cuidados por algunos y más abandonados por otros; el estado de la piel puede dar pistas sobre el estilo de vida, cuidados y hasta puede servir de referencia al momento de intentar calcular la edad de una persona.

El acné es una afección que se produce cuando los folículos pilosos se llenan de grasa y células muertas y se bloquean. Algunas condiciones como cambios hormonales, estrés y una mala higiene pueden causar su aparición.

Cualquier persona puede sufrir de acné.
Cualquier persona puede sufrir de acné, sin embargo, es más frecuente que se presente en la adolescencia. - Foto: Getty Images

Cuando se sufre de acné pueden presentarse diferentes tipos de lesiones en la piel, como los puntos blancos, puntos negros, espinillas, e incluso quistes y nódulos cuando es más severo.

El tomillo es una hierva distinguida por sus múltiples propiedades para prevenir y tratar patologías de manera natural. Este ingrediente posee timol y el carvacro, los compuestos responsables de su característico olor. Contiene taninos, saponósidos, flavonoides y ácidos fenólicos (caféico y rosmarínico), según el portal digital Cuerpo y Mente.

“Por eso, aporta beneficios para la salud: antisépticos, antiinflamatorios, antiparasitarios, antifúngicos, expectorantes y tónicos, y tiene la capacidad de abrir el apetito, ya que ayuda a producir jugos gástricos”, explica.

Cuando se presenta acné, está latente el riesgo de presentar cicatrices en el futuro, cuyas secuelas cutáneas, en ocasiones, son muy complicadas de desaparecer, de ahí la necesidad de atacar el acné antes de que produzca daños irreversibles.

La clave del tomillo radica en sus propiedades antibacterianas, y esto cae muy bien si se tiene en cuenta que el acné se origina como una infección cutánea. Esta planta actúa con rapidez a la hora de combatir este tipo de infecciones.

El tomillo suele usarse como condimento para potenciar el sabor de la comida. - Foto: Getty Images
El tomillo puede ser un gran aliado para eliminar el acné debido a sus propiedades desinfectantes. Foto: Getty Images - Foto: Foto GettyImages.

Solo existe un inconveniente en el tratamiento del acné con tomillo, y tiene que ver con la irritación que puede llegar a producir su aplicación. Sin embargo, el sitio web Hogarmania explica por qué razón son más los beneficios que las contraindicaciones de este producto natural.

“En el caso del tomillo, contamos para contrarrestar este efecto negativo sus propiedades antiinflamatorias, de modo que esta propiedad mitiga la propia irritación cutánea de su aplicación, de modo que su uso prácticamente no presenta contraindicaciones, pues encontramos más beneficios que problemas derivados de su uso”, señala.

Además, ese portal experto en bienestar comparte algunas maneras sencillas de aplicar el tomillo en la piel afectada por el acné.

Aplicación del tomillo en la piel

Una de las formas es conseguir tomillo seco en el supermercado, poner a hervir una cucharada de la hierba durante 10 minutos en agua, hasta que el líquido empiece a tomar una tonalidad marrón claro; luego, se retira del fuego.

Lo ideal es dejar reposar la mezcla unas horas, sin embargo, tiempo después de hervir ya se podría aplicar en la piel. Para ello, es necesario utilizar un algodón para humedecerlo en la infusión y aplicar en la piel. Lo ideal es llevar a cabo este proceso en la mañana, después de lavar y secar el rostro.

Otra alternativa es combinar la infusión de tomillo con una cucharada de arcilla, de esta manera se logrará la consistencia necesaria para crear una mascarilla. Esta debe ser aplicada durante 20 minutos para luego lavar el rostro con agua tibia.