belleza

La semilla que previene el envejecimiento capilar y evita el cabello quebradizo

Este alimento es rico en vitamina E y grasas insaturadas.


Son muchas las semillas que brindan beneficios saludables al organismo y en el listado se encuentran las de girasol, que destacan por su importante contenido de grasas insaturadas saludables, proteínas, fibras y vitamina E, entre otros compuestos.

Una de las principales bondades que se les atribuyen es que son antioxidantes, por lo que ayudan a mantener sanas las células, así como a retardar su deterioro.

Estas semillas pueden consumirse mezcladas en ensaladas de vegetales y de frutas, en batidos o jugos. Al ingerirse de manera regular y en el marco de una dieta saludable, este pequeño alimento puede ayudar a proteger la salud cardiovascular, debido a su alto contenido de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que evitan el taponamiento de las arterias.

“El alto nivel de micronutrientes, vitaminas antioxidantes, ácido fólico y fibras, potencian su efecto protector cardiovascular y ayudan a disminuir la presión arterial y a regular el azúcar en la sangre”, precisa el portal de bienestar y salud Tua Saúde.

Semillas de girasol
El aceite de semillas de girasol es rico en vitamina E. - Foto: Getty Images

Otros de sus beneficios para el organismo es que ayudan a combatir el estreñimiento, a aumentar la masa muscular, a bajar de peso y a disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Debido a su importante cantidad de fibras, este alimento facilita el tránsito intestinal y aumenta el volumen fecal. Dos cucharadas de semillas de girasol poseen alrededor de 2,4 gramos de fibras.

Precisamente esa fibra también favorece la pérdida de peso, debido a que requiere mayor tiempo para ser digerida, disminuyendo el proceso de vaciado gástrico y aumentando la sensación de saciedad por lo que evita la necesidad de estar comiendo de manera permanente. Sin embargo, no se debe exceder su consumo, pues es una rica en grasa que la convierte en un alimento de alto nivel calórico.

Aliadas de la piel y el cabello

Según la mencionada fuente, a partir de las semillas de girasol se puede producir aceite, el cual posee varios beneficios como, por ejemplo, proteger las células del organismo, cuidar el cabello y rejuvenecer la piel.

Un artículo publicado en la revista Glamour de México y escrito por Paola Zamarripa, indica que este producto es rico en vitamina E y ácido linoleico, dos ingredientes favorables para proteger la piel de los radicales libres y retener la humedad.

Lo mejor es que también se puede usar en el cabello y es recomendado para evitar la resequedad. La mencionada fuente afirma que, debido a su composición, el aceite de semilla de girasol previene el envejecimiento capilar y fortalece el cabello, evitando que se quiebre gracias a que lo hidrata. Adicionalmente, este producto suaviza las puntas abiertas, combate el frizz y hace que el cabello adquiera características manejables.

Los malos hábitos pueden dañar el cabello.
Las semillas de girasol son recomendadas para hidratar el cabello. - Foto: Getty Images

De igual forma, previene la caída del cabello. Un artículo publicado en la página web del canal Univisión indica que las semillas de girasol contienen vitamina B6 que además de facilitar la absorción de zinc, ayuda a prevenir la caída del pelo. La razón es que esta vitamina ayuda a aumentar el suministro de oxígeno al cuero cabelludo.

De igual forma, estas semillas son una importante fuente de cobre que participa en la formación de melanina, pigmento responsable de otorgarle color del cabello.

¿Cómo se puede usar?

Existen varias formas de usar este producto para cuidar el cabello. La más sencilla, dice el artículo de la revista Glamour, es tomar una pequeña cantidad de aceite, frotarlo en las manos y distribuirlo de medios a puntas sobre el pelo húmedo para evitar la resequedad y el frizz a lo largo del día.

Otra manera es preparando una mascarilla en la que se mezcla la mitad de un aguacate machacado con tres cucharadas de aceite de semilla de girasol y una de miel. Luego se aplica a lo largo del cabello después del baño y se deja actuar durante 20 minutos. Posteriormente, se enjuaga con agua tibia y se repite el tratamiento cada 15 días.