árnica
La árnica puede ayudar a fortalecer la cintura, los dolores de cadera por esfuerzos grandes o como relajante. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

La planta medicinal que elimina dolores y heridas

Es una alternativa natural para preparar los músculos y ligamentos con el fin de evitar lesiones producidas en las actividades diarias o por la realización de ejercicio físico.

La árnica roja es una planta también conocida como flor estrella, hierba del cuervo, ojo de gallina o hierba del desprecio, tiene un color amarillo anaranjado y se ha utilizado desde la antigüedad con fines medicinales. En concreto, puede ayudar a fortalecer la cintura, los dolores de cadera por esfuerzos grandes o como relajante.

También se puede usar como ayuda para el tratamiento de las rasgaduras postparto, para lo cual se utiliza una cocción de toda la planta que después se usa a modo de baño o lavado, incluso se le atribuyen propiedades antirreumáticas y calmantes, según el portal de bienestar GastrolabWeb.

Actualmente, el árnica es una alternativa natural para preparar los ligamentos y músculos con el fin de evitar lesiones producidas en las actividades diarias o por la realización de ejercicio físico.

De acuerdo a un estudio publicado en The Journal of Pharmacy and Pharmacology, la árnica es popular por sus propiedades antiinflamatorias, ya que contiene varios compuestos químicos, entre los que se encuentran los flavonoides y los ácidos fenólicos. Por esta razón, se dice que puede tener beneficios para disminuir la inflamación y aliviar el dolor.

Sin embargo, esta hierba puede ser venenosa cuando se consume en grandes cantidades. Pero el gel de árnica se puede aplicar a la piel para la osteoartritis, ya que dichos químicos activos en la árnica pueden reducir la hinchazón, disminuir el dolor y actuar como antibióticos, según el portal especializado en salud Medline Plus.

El dolor lumbar puede estar precedido por la mala postura.
La árnica puede tener beneficios para disminuir la inflamación y aliviar el dolor después del ejercicio. - Foto: Montaje SEMANA | Fotos por Getty Images

Otros beneficios de la árnica

Ayuda a evitar la caída del cabello

  • Además de los beneficios mencionados anteriormente, la árnica tendría propiedades para promover el crecimiento del cabello y evitar su caída.
  • El uso del aceite de esta planta tiene efectos positivos para reducir la irritación y la inflamación del cuero cabelludo.

Esguinces

  • Al igual que con los dolores musculares, una compresa mojada en té de árnica puede aliviar el dolor y la inflamación en la zona afectada.

Disminución de los hematomas

  • Los moretones aparecen como consecuencia de un golpe o un traumatismo en cualquier parte del cuerpo.
  • Estos se originan cuando los vasos sanguíneos que se encuentran en la superficie más próxima a la piel se rompen como consecuencia del impacto.
  • La árnica, podría contribuir a disminuir esta marcas gracias a sus efectos antiinflamatorios. Una revisión publicada en American Journal of Therapeutics señala que esta planta sería más eficaz que el placebo para el tratamiento de varias afecciones, como el dolor postraumático y postoperatorio, el edema y los hematomas.
  • Por otro lado, un estudio publicado en The British Journal of Dermatology evidenció que el gel de árnica al 20 % fue más efectivo que la vitamina K al 5 % y un placebo administrados a personas con pequeños hematomas creados mediante el uso de láser.

Artritis reumatoide

  • Sus excelentes propiedades antiinflamatorias lo convierten en un tratamiento muy recomendable para aliviar los síntomas de esta enfermedad.
  • Además, funciona para otras dolencias y afecciones como congelaciones, moretones en los ojos y síndrome del túnel carpiano.

Gel de árnica

Ingredientes

  • 2 tazas de aceite de coco (400 ml)
  • 1/2 taza de árnica seca (50 gr)
  • 1/2 taza de cera de abejas rallada (62 gr)

Preparación

  • Verter el aceite de coco y la árnica seca en una olla y cocinar a fuego lento por aproximadamente 1 hora.
  • Colar los restos de la preparación, volver a poner la olla en la estufa, incorporar la cera de abejas y seguir cocinando a fuego lento hasta que se derrita.
  • Retirar del fuego y esperar que repose por unos minutos.
  • Verter todos los ingredientes en la licuadora y licuar hasta conseguir una mezcla homogénea.
  • Por último, almacenar la pomada en un frasco de vidrio con tapa en un lugar fresco y seco. Aplicar cuando exista dolor.