La infección simultánea de covid y gripa, denominada genéricamente flurona, no es una variante ni un virus.
La vitamina D al impulsar el buen funcionamiento de los órganos, también ayuda a reducir el riesgo de sufrir infecciones respiratorias. - Foto: Getty Images

vida moderna

La vitamina que evita el riesgo de sufrir infecciones respiratorias

Sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras contribuyen con la salud del sistema inmune.

Se ha comprobado que la vitamina D es un nutriente que el cuerpo necesita para fortalecer los huesos y mantenerlos saludables. Sin embargo, sus beneficios podrían ir más allá de solo la salud de los huesos, ya que al impulsar el buen funcionamiento de los órganos, también ayuda a reducir el riesgo de sufrir infecciones respiratorias.

Según un estudio publicado en Nature Immunology, si los niveles de esta vitamina D son bajos, las “células asesinas” en el sistema inmunitario no se activan, por lo que no pueden movilizarse y actuar contra los agentes patógenos que provienen del exterior. La investigación concluyó que el aporte de vitamina D durante los meses fríos protegió contra la gripe al 40 % de los participantes.

Además, sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras contribuyen con la salud del sistema inmune, la función muscular y la actividad de las células cerebrales, según los expertos de la Clínica Mayo.

Según un estudio realizado en la Harvard Medical School, la deficiencia de vitamina D, definida como < 75 nmol /l, afecta a la mitad de adultos en los países desarrollados. Esta deficiencia resulta muy peligrosa para la salud.

La Sociedad Europea de Endocrinología en uno de sus encuentros en Barcelona, encontró que las personas con bajos niveles de vitamina D tienden a desarrollar más grasa en el vientre. Foto: Gettyimages.
La deficiencia de vitamina D, definida como < 75 nmol /l afecta a la mitad de adultos en los países desarrollados. - Foto: Foto Gettyimages

Por otra parte, un estudio elaborado en Tehran University of Medical Sciences Iran, la deficiencia de vitamina D se relaciona con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Eso quiere decir, que la deficiencia de vitamina D se asocia con obesidad y aumento de la parathormona y colesterol, factores de riesgo de patologías cardiovasculares como el infarto de corazón.

Fuentes de vitamina D

Exposición solar

  • Según un estudio elaborado en University Medical Center Boston, las personas necesitan de la exposición solar para cubrir los requerimientos de vitamina D. El 90 % de las necesidades pueden cubrirse con la exposición al sol.
  • La luz ultravioleta es absorbida por la piel, se convierte en previtamina D3 y luego en vitamina D3. Es metabolizada en el hígado, los huesos y más tarde en el riñón y se activa.

Hongos

Cereales fortificados

  • Los cereales fortificados contienen 3,6 miligramos de vitamina D por cada 100 gramos que se consumen. Además, se recomienda para una dieta equilibrada por su alto contenido en fibra, según el magacín de salud Men’s Health.

Hígado

  • El hígado es una carne rica en vitaminas A y B, muy importantes para los diferentes tejidos del organismo y su regeneración.
  • El hígado de cerdo tiene 2,2 microgramos por cada 100 gramos, el de pollo 1,3 microgramos y el de vaca 1,2 microgramos de vitamina D.

Otros alimentos

Aunque “pocos alimentos de una dieta normal tienen cantidades significativas de vitamina D”, según Antonia García Martín, coordinadora del Grupo Metabolismo Mineral de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), los alimentos más ricos en esta vitamina son:

  • Crustáceos y moluscos.
  • Lácteos y derivados.
  • Pescados grasos frescos y en conserva.
  • Huevos.