Tendencias
Deshacerse de la grasa abdominal no es solo un tema estético, también es necesario para mejorar la salud. Foto: Getty Images.
Deshacerse de la grasa abdominal no es solo un tema estético, también es necesario para mejorar la salud. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

Las claves para tener un abdomen marcado: ¿cómo lograrlo?

Este proceso debe ir acompañado de recomendaciones médicas hechas a cada persona, dependiendo las comorbilidades que posea.

Muchas personas incluyen en su rutina diaria ejercicios y alimentos que les ayuden a conseguir un abdomen plano y marcado. Además, para algunas personas su peso y masa corporal representan un dolor de cabeza constante.

Mantener un abdomen plano puede ser una tarea complicada. Por ello, en algunas ocasiones, las personas buscan fórmulas mágicas y métodos rápidos para lograr disminuir tallas. Sin embargo, hay que tener cuidado con procedimientos que causen enfermedades en el organismo.

La paciencia, ayuda a tener cuidado con dichas fórmulas mágicas. Lo mejor, es llevar una alimentación saludable, baja en calorías y grasas. También, se deben practicar ejercicios específicos para alcanzar este propósito, según lo consideran expertos de la Universidad de Harvard.

Teniendo en cuenta lo anterior, el portal especializado Tua Saúde ha listado una serie de consejos con los que es posible tener o conseguir un abdomen marcado progresivamente. De este modo, se mantendrá por un periodo de tiempo largo:

  • Dormir bien: los científicos han demostrado la relación entre el déficit de sueño y el aumento de peso. Esto está relacionado principalmente con temas hormonales, pero también con el hecho de que si el cerebro y el cuerpo no tienen energía, buscan obtenerla de los alimentos más calóricos.
  • Evitar bebidas azucaradas: estas son muy altas en carbohidratos, por ejemplo, una lata de 12 onzas (354 ml) de alguna gaseosa aporta 38.5 gramos. Los niveles altos de fructosa en las bebidas azucaradas pueden conducir a cambios metabólicos que favorecen la grasa abdominal.
  • Comer lentamente y masticar bien los alimentos: en la revista Scientific Reports, citado por Europa Press, encontró que en la forma como se mastican los alimentos podría estar una de las claves para bajar de peso de forma efectiva, pues ayuda a aumentar el gasto energético, ayudando a prevenir la obesidad.
  • Beber suficiente agua: las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos determinaron que una ingesta diaria adecuada de líquidos es de aproximadamente 3,7 litros para los hombres y de 2,7 litros para las mujeres.
  • Evitar alimentos procesados: en El Confidencial aconsejan no comer estos alimentos, así se esté realizando rutinas de ejercicios, por el contrario, lo ideal es apostar por los alimentos frescos, pues estos proporcionan calorías que no se necesitan.
  • Comer alimentos crudos y ricos en fibras: una de las razones por las que los alimentos ricos en fibra son recomendados para una dieta en la que el fin sea bajar de peso, es porque estos alimentos, al resistirse a la digestión, proporcionan una sensación de llenura que ayuda a disminuir la ingesta de alimentos.
  • Evitar frituras: tanto las comidas con grasas como las frituras le generan mucha dificultad al organismo, ya que suelen irritar la mucosa gástrica, lo que deriva en problemas como reflujo ácido y gastritis, según indica Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.
  • Practicar actividad física: además de ayudar a mantener un peso estable, tiene importantes beneficios para la salud del corazón, el cuerpo y la mente. La OMS señala que “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía”, tiene efectos positivos.
  • Reducir el consumo de grasas: para notar resultados en la pérdida de peso, es mejor evitar aquellas grasas conocidas como añadidas. Se pueden encontrar en las margarinas, los embutidos y la piel de las aves. Existen grasas saludables como las del aguacate o el aceite de oliva.
  • Reducir el consumo de carbohidratos: los hidratos de carbono son macronutrientes que aportan energía al organismo, ya que contienen azúcares. Sin embargo, su consumo excesivo puede ser perjudicial para la dieta.