Frasco blanco y pastillas, letras Melatonina, despertador y antifaz para dormir sobre fondo gris claro. Telón de fondo para dormir Concepto de melatonina, insomnio y buenas noches. Vista superior
La gente que duerme más de las horas que debe durante la noche tiene una esperanza de vida más corta. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Las consecuencias para el cuerpo de dormir más de 8 horas

La cantidad óptima de sueño es sobre las 7 horas para los adultos.

Entre las recomendaciones que brindan los profesionales de la salud para mantener en buenas condiciones a todos los órganos del cuerpo; es que los adultos duerman como mínimo seis horas durante la noche, sin interrupciones; sin embargo, exceder el número de horas también puede generar repercusiones negativas para la salud.

El portal de medicina y salud de la Biblioteca de los Estados Unidos, Medlineplus, menciona que el sueño es un complejo proceso biológico. Cuando una persona duerme, está inconsciente, pero las funciones de su cerebro y cuerpo siguen activas.

Mientras se duerme, tanto el cuerpo como el cerebro realizan funciones importantes para que la persona se mantenga saludable y se sienta bien. Por ello, cuando no se duerme lo suficiente, las consecuencias pueden ir más allá de sentirse cansado.

Jerry Siegel, investigador de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), en una entrevista para el diario La Vanguardia, aseguró que es un mito que las personan deban dormir 8 horas, como aseguran algunos profesionales de la salud o portales de medicina.

“La cantidad óptima de sueño es sobre las 7 horas. La gente que duerme más de esa cantidad tiene una esperanza de vida más corta que la gente que duerme menos de 7 horas. ¡Es un mito que tengamos que dormir 8 horas!”.

Dormir con el celular.
Los adultos deben dormir 7 horas consecutivas durante la noche. - Foto: Getty Images

Por otra parte, el portal de salud, belleza y cuidado personal Hogar Manía, explica la importancia del sueño para el organismo. Por medio de este, el cuerpo logra recuperar la energía que perdió durante el día. Cuando un paciente duerme durante la noche, sus músculos se relajan y el ritmo cardiaco disminuye, de esta manera, el corazón descansa de la actividad, con el fin de conservar su salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que una persona duerma de siete a ocho horas continúas, durante la noche; además, asegura que los pacientes que no duermen ese número de horas pueden presentar complicaciones médicas como: aumento de peso, depresión, falta de concentración, problemas en el corazón, entre otros.

Ahora la pregunta es que pasa cuando se excede, es decir, cuando se duermen más de ocho horas durante la noche. El medio indica que si esto sucede de manera esporádica no traerá ningún tipo de repercusión negativa para la salud, pero, cuando se vuelve parte de la rutina, esto puede traer complicaciones médicas e incluso puede generar los mismos efectos que cuando se duerme menos de las horas recomendadas.

Consecuencias de excederse en el número de horas de sueño

  • Incrementa el riesgo de padecer enfermedades que afectan al corazón: cuando un paciente duerme más de lo que debe significa que no está descansando bien, por ende el corazón no descansa lo que necesita.
  • Se pueden presentar alteraciones metabólicas como la diabetes o la obesidad.
  • Aumenta las probabilidades de sufrir de depresión.
  • Minimiza la capacidad de respuesta.
  • Falta de concentración, atención y memoria.
  • Aumenta el riesgo de sufrir ictus (accidente cerebrovascular).
  • Mayor índice de mortalidad.
Insomnio
El sueño se puede ver afectado al estar en contacto con pantallas antes de dormir. - Foto: Getty Images

Número de horas que deben dormir los niños

Debido a que los niños cuentan, en su mayoría, con mejores condiciones de salud, es más común que logren las horas apropiadas de sueño.

  • Los bebés de cuatro a 12 meses deben dormir de 12 a 16 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas.
  • Los niños de uno a dos años deben dormir de once a 14 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas.
  • Los niños de tres a cinco años deben dormir de diez a 13 horas por cada 24 horas, incluidas las siestas.
  • Los niños de seis a 12 años deben dormir de nueve a 12 horas por cada 24 horas.
  • Los niños de 13 a 18 años deben dormir de ocho a diez horas por cada 24 horas.