Artritis
Las articulaciones de las rodillas son de las más afectadas por artritis. - Foto: Getty Images

vida moderna

Las semillas que ayudan a aliviar el dolor de huesos y regenerar el cartílago desgastado

Las articulaciones brindan soporte y movimiento al cuerpo. Sin embargo, con el tiempo y el constante movimiento se pierden sus propiedades.

Las articulaciones son estructuras que conectan dos o más estructuras óseas, esto gracias a tejidos conectivos y tendones, entre otros, que aportan movilidad al cuerpo. Sin embargo, es muy común experimentar dolencias de las articulaciones.

El origen es muy diverso: desde golpes, malos movimientos, sobrepeso o lesiones. Además, su debilidad también se ocasiona debido a que las personas empiezan a envejecer y pierden propiedades de los huesos y los músculos.

La alimentación, por otro lado, es otro factor que influye directamente en el debilitamiento o pérdida del cartílago, pues para que se mantenga en buen estado es necesario consumir calcio y vitaminas del grupo B, entre otros complementos.

La rodilla es una de las partes más importantes en la movilidad de los seres humanos y está compuesta por hueso, cartílago, ligamentos y líquido. En buena medida, esta articulación es una de las más importantes, pues ayuda a sostener el peso del cuerpo y facilita el movimiento para caminar.

Debido a que es una de las articulaciones más usadas a lo largo de la vida, es común que con el paso del tiempo alguna de las piezas empiece a fallar. En general, lo que más se desgasta es el cartílago de esta zona debido al constante movimiento.

Por ello, expertos del portal Mejor con Salud señalan que para recuperar el cartílago dañado es necesario alimentarse con algunas vitaminas o semillas que ayudan a regenerar el cartílago y calmar el dolor articular.

Para preparar este saludable remedio se necesitará de:

  • 8 cucharadas de semillas de linaza
  • 4 cucharadas de semillas de sésamo
  • 3 cucharadas de pasas
  • 2 cucharadas de gelatina sin sabor
  • 200 gramos de miel
  • 40 gramos de semillas de calabaza

Preparación: Se deben licuar todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea, luego de esto se coloca en un recipiente de cristal dentro del refrigerador y se puede consumir bebiendo dos cucharadas de la mezcla, la primera antes del desayuno y la segunda antes de la comida.

Vitaminas y alimentos para regenerar los cartílagos

Lisina:

La lisina es un aminoácido que ayuda a absorber el calcio y producir colágeno. Estos son necesarios para construir el tejido dañado. Los expertos señalan que se requiere de consumir al menos 12 mg por cada kg de peso. Este aminoácido se encuentra en carnes rojas, huevos, legumbres, bacalao y frutos secos.

Vitamina C:

La vitamina C ayuda a regenerar de manera más rápida el tejido del cuerpo, debido a que es rica en antioxidantes y ayuda a cicatrizar instantáneamente. De hecho, los expertos señalan que necesitamos más de 75 mg diarios de la vitamina para renovar las afecciones del cuerpo.

Se puede encontrar en frutas, legumbres, verduras y hortalizas.

Vitamina D:

La vitamina D ayuda a que el calcio consumido se absorba fácilmente para que el cuerpo pueda asimilarlo. Por ello, previene enfermedades como la artritis y la osteoporosis. Se encuentra en leche, salmón, ostras, pescados.

Gelatina:

Según información de las Guías de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), la gelatina puede formar parte de la guía alimentaría diaria y saludable por sus beneficios nutricionales y articulares, ayudando al mantenimiento de la salud, pues el colágeno hidrolizado mejora el desarrollo de los cartílagos y del resto de tejidos relacionados con el funcionamiento de las articulaciones.

Omega-3

Otro de los nutrientes clave para los cartílagos es el omega-3. De acuerdo con algunas investigaciones, los alimentos ricos en este ácido graso pueden ayudar a prevenir la osteoartritis, pero también a desacelerar su progreso cuando ya ha sido diagnosticada esta enfermedad, de acuerdo con información del portal de bienestar Salud 180, de México.

Los alimentos ricos en omega-3 son los pescados como el salmón, el atún y la sardina. Además de las nueces y frutos secos, aceites vegetales como los de linaza, soya y canola. Incluir este ácido graso en la dieta también ayuda a mejorar el sistema nervioso.