belleza

Mascarilla casera para las arrugas: cómo preparar una con piña y kiwi

Las arrugas son una parte natural del proceso de envejecimiento. A medida que la gente envejece, su piel se vuelve más fina, más seca y menos elástica.


Dentro de la rutina de belleza hay productos que son esenciales como los limpiadores o los de protección solar, y otros que, aunque no son imprescindibles, pueden ayudar a mejorar el estado de la piel, como las mascarillas faciales.

Las arrugas y las famosas líneas de expresión son señales naturales del envejecimiento; sin embargo, estos signos de la edad pueden ser incómodos para muchas personas.

Así mismo, con el tiempo, también se observa que la piel va perdiendo poco a poco su elasticidad en las piernas, muslos, en los glúteos y otras partes del cuerpo. Esto sucede porque se debilitan los tejidos de sostén y se disminuye la producción de colágeno y elastina, las encargadas de brindar firmeza y elasticidad a todo el cuerpo.

Según el portal de salud y belleza, Soy Carmín, además del envejecimiento, los embarazos, la obesidad y los cambios de peso también son factores que contribuyen a la formación de arrugas y flacidez.

Gracias al alto contenido de vitamina C y E, antioxidantes, el consumo de la piña favorece la regeneración de los tejidos. Es decir, que ayuda a proteger la piel y a regenerarla, manteniendo su elasticidad.

Igualmente, contiene, entre otras, vitaminas como A, C, B y ácido fólico, junto a minerales como potasio, calcio, sodio y magnesio. No en vano es una de las frutas más recomendadas para evitar diferentes enfermedades.

Por otro lado, debido a su alto contenido de vitamina E, el kiwi protege la piel de las quemaduras solares, los humos y otros contaminantes; también ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro. Cabe mencionar que la fruta no reemplaza el uso de protector solar que debe aplicarse todos los días, incluso cuando no se va a salir de casa.

Según el diario La Vanguardia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir como mínimo cinco porciones de fruta al día, entre esos puede estar el kiwi. Este producto facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento, gracias a una enzima que tiene la fruta que disuelve las proteínas y ayuda al proceso de digestión del cuerpo, así lo aseguró

La página de belleza Soy Carmín recomienda la siguiente mascarilla:

Ingredientes

  • 1 kiwi maduro
  • 1 rodaja de piña

Preparación

  • Triturar la pulpa de la piña y el kiwi hasta obtener una pasta homogénea.

Aplicación

  • Lavar el rostro
  • Aplicar la mascarilla con una brocha
  • Dejar actuar durante 20 min
  • Enjuagar con abundante agua tibia
  • Usar crema hidratante después de retirada la mascarilla
  • Aplicarla una vez por semana

Otros consejos para proteger la piel

La institución especializada en salud, Mayo Clinic, aconseja lo siguiente para minimizar la aparición de arrugas:

1. Proteger la piel del sol: limitar el tiempo que se pasa al sol, especialmente al mediodía, y usar siempre ropa protectora, como sombreros de ala ancha, camisas de manga larga y gafas de sol. Se debe elegir un producto para el cuidado de la piel con un factor de protección solar (SPF). La American Academy of Dermatology (Academia Estadounidense de Dermatología) recomienda usar un protector solar de amplio espectro con SPF de 30 o más. Además, la entidad recomienda aplicarse abundante cantidad de protector solar y volverlo a aplicar cada dos horas, o con más frecuencia, si se está nadando o transpirando.

2. Humectar la piel: la piel seca arruga las células turgentes de la piel, lo que puede provocar líneas delgadas y arrugas prematuras. La hidratación atrapa el agua en la piel, lo que ayuda a enmascarar las pequeñas líneas y pliegues.

3. No fumar: aunque se haya fumado durante años o se fume mucho, dejarlo puede mejorar el tono y la textura de la piel, así como prevenir las arrugas.

4. Seguir una dieta saludable: existen algunas pruebas de que ciertas vitaminas en la dieta ayudan a proteger la piel. Se necesita estudiar más el rol de la nutrición, pero es bueno consumir muchas frutas y vegetales, según la entidad médica.