Tendencias
La OMS señala que el tabaco mata a más de ocho millones de personas cada año.

vida moderna

Nuevo estudio advierte sobre los graves problemas para el corazón que produce fumar

La OMS señala que el tabaco mata a más de ocho millones de personas cada año.

Fumar daña la mayoría de los órganos del cuerpo y disminuye la salud en general de las personas. Como tal, este mal hábito puede ocasionar cáncer de pulmón, de esófago, de laringe, boca, garganta, vejiga, riñones, entre otros, así como también puede generar leucemia mieloide aguda.

Para comprender las graves consecuencias de fumar, un nuevo estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Barcelona confirmó que los riesgos para el corazón entre los fumadores es aún más severo de lo que se pensaba. Dicha investigación realizada por científicos de Dinamarca reveló que entre las personas que participaron del estudio, hubo varias que lograron restaurar ciertas funciones cardíacas cuando abandonaron el hábito.

“Es bien sabido que fumar provoca el bloqueo de las arterias, lo que lleva a enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares. Nuestro estudio muestra que fumar también conduce a corazones más gruesos y débiles. Significa que los fumadores tienen un volumen menor de sangre en la cámara izquierda del corazón y menos poder para bombearla al resto del cuerpo. Cuanto más fuma, peor se vuelve su función cardíaca”, informó la autora del estudio, Eva Holt, del Hospital Herlev and Gentofte de Copenhague en Dinamarca.

Así mismo, los investigadores también lograron establecer que “el corazón puede recuperarse hasta cierto punto si se deja de fumar, por lo que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar”.

Para llevar a cabo esta investigación, los especialistas recurrieron al 5º Estudio del Corazón de la Ciudad de Copenhague, que investigó los factores de riesgo y las enfermedades cardiovasculares en la población general. Allí se inscribieron un total del 3.874 participantes de 20 a 99 años sin enfermedad cardíaca y como tal, se utilizó un cuestionario autoadministrado para obtener información sobre el historial de tabaquismo y estimar segmentaciones poblacionales a partir del número de cigarrillos fumados a lo largo de la vida.

Colesterol / Corazón / Circulación
Nuevo estudio confirmó que los riesgos para el corazón entre los fumadores es aún más severo de lo que se pensaba. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Según los datos utilizados, la edad promedio de los participantes fue de 56 años y el 43 % eran mujeres. Casi uno de cada cinco participantes eran fumadores actuales (18,6 %), mientras que el 40,9 % eran ex fumadores y el 40,5 % nunca había fumado. Con resultado, se evidenció que en comparación con los que nunca habían fumado, los fumadores actuales tenían corazones más gruesos, débiles y pesados

“Descubrimos que el tabaquismo actual y los paquetes-año acumulados estaban asociados con el empeoramiento de la estructura y función de la cámara izquierda del corazón, la parte más importante del corazón. Además, encontramos que durante un período de 10 años, aquellos que continuaron fumando desarrollaron corazones más gruesos, más pesados y más débiles, que eran menos capaces de bombear sangre en comparación con los que nunca fumaron y los que dejaron de fumar durante ese tiempo”, dijo Holt.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud indicia que el tabaco mata a más de ocho millones de personas cada año. Específicamente, el tabaquismo es responsable del 50 % de todas las muertes evitables en fumadores, la mitad de las cuales se deben a enfermedades cardiovasculares ateroscleróticas, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

En esta misma línea, los estudios realizados también han evidenciado que fumar está asociado con un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca, en la que el músculo cardíaco no bombea sangre hacia el cuerpo como debería porque está demasiado débil o rígido. Esto quiere decir que el organismo no recibe el oxígeno y los nutrientes que necesita para funcionar normalmente.

Para concluir, la nueva investigación ha determinado que fumar no solo daña los vasos sanguíneos, sino que también afecta directamente el corazón. Sin embargo, la buena noticia es que parte del daño puede ser reversible si se elimina esta mala practica a tiempo.